domingo, 21 de enero de 2018

momentazo #508: elegimos muerte

Resultado de imagen de siboney stanich 
 
Siboney (Ángel Stanich, 2017) 
ROCK
AUTOR - canción lisérgica
 
El adelanto de "Antigua y Barbuda" (2017) y enganche entre sus dos primeros discos es algo que, como mínimo, merece nuestra atención. Algo que no es tan común en este tipo de chucherías.


Una caterva de canciones de corte social que dan la vuelta al concepto de canción protesta
 
Incluye cuatro temas y se abre con "Un día épico", el cual incluiría en el disco largo posterior. Un tema atractivo si bien no matador. El interés lo encuentro en el resto, una caterva de canciones de corte social que dan la vuelta al concepto de canción protesta. Para ello introduce elementos jocosos y casi humorísticos, los cuales no sólo no rebajan el compromiso sino que lo hacen más efectivo al lograr que el oyente se pare escuchar y siga con deleite su disertación.

 

Esto se refiere sobre todo a las dos últimas. "Mañana" es otra cuestión, con el amor y el desencanto como fuerzas motrices. "¿Quién ha elegido muerte?" es un canto enraizado en la tradición norteamericana y habla de la corrupción galopante y de la responsabilidad de cada uno con su voto. Tan crítica y certera como una magnífica "Señor Tosco", que pone su foco en la prensa y su parcialidad. Cada uno es muy libre de poner los nombres y los apellidos, aunque el cantautor cántabro deja poco para la imaginación. Pero, a estas alturas, ¿alguien necesita sutileza?


jurado popular #73: dragón rojo

Resultado de imagen de antigua y barbuda angel

Antigua y Barbuda (Ángel Stanich, 2017) 


"Este disco supone un nuevo paso en la carrera del artista, compuesto por melocotonazos como Tu amor no arde, Mátame camión, Galicia Calidade, Hula Hula, Un Dia Épico... Lo encuentro más redondo y con más personalidad que el anterior, como que ya sabe lo que quiere y sigue por su camino. Letras que no te dejan indiferente y música en su sitio, algo que no es tan fácil de encontrar actualmente. 7,5/10" (Mr Noise)



"Es inevitable compararlo con su disco anterior y he de decir que mantiene ese puntito lisérgico que consigue atraparte, pero no aprecio mucha progresión ni avance. Al menos no en gran medida. Empieza con mucha fuerza con tres temazos ahí a quemarropa, pero se acaba enredando en los ramajes de esa personalidad tan frondosa como peligrosamente impostada. Original al máximo y muy atractivo, lo he pasado muy bien con las que he mencionado y con "Hula Hula" o "Le Tour '95", pero para mí este es un artista que me llega pero no me mata. De todas formas se aprecia el esfuerzo. 7/10." (La Ranra)




 "Me quedo sin duda con su anterior largo y con Siboney, el EP de 4 canciones que sacó antes de este, y ojo, no digo que sea malo, pero los anteriores me parecen superiores. Muy de acuerdo con Rafa, muy divertido y original, el disco se escucha solo y las letras de Stanich son bombas, pero sí que noto cierta falta tanto de sorpresa en el disco, me parece monótono, como del frescor que tenía en los anteriores. Repito, para nada un disco malo, pero viniendo de lo que venía, esperaba un poquito mas. 7,5/10." (Barbanegra)
   



"Sin que sirva de precedente lo estoy escuchando ahorita mismo, muyy indieeeeeeee, soniditos, poco noise por ahora . . . .😅" (Lord of Riff)

momentazo #508: en la triumph

Imagen relacionada


Steve McQueen (Prefab Sprout, 1985)
POP / SOUL
NEW WAVE - art pop

Que Paddy McAloon es un fino estilista en esto del pop lo sabe casi todo el mundo. El tiempo lo ha acabado poniendo en su sitio, eso sí, dentro de los cenáculos más exquisitos, porque tampoco es la figura que merecería ser. Pues bien, todo ese reconocimiento se ha ido fraguando sin prisas, a base de trabajo y artesanía, con la delicadeza de un creador certero, elegante y gran conocedor de los sentimientos más profundos.

 



Aquí lo tenemos en su segundo disco con su grupo de toda la vida, el equipo que le ha permitido dar rienda suelta a su expresividad. Todos sabemos que Prefab Sprout le pertenecen, él es la estrella, la cabeza pensante que hace que todo funcione como un reloj. Con esta virtud se saca de la manga este discazo, una obra que fluye a la perfección para encumbrarlo como creador de melodías y letras infalibles.

Una de las grandes obras de los 80, esa década tan maravillosa como denostada. Tal vez si la gente supiera...
 
Destaca claramente la primera cara, un pepinazo lleno de soul y soniquetes imborrables de los que te llegan al alma. La segunda, que no es peor, es más costosa. Hay que sentarse a escuchar de verdad, algo complicado en estos tiempos. Y es que las canciones son muy grandes pero muy remolonas al desperezarse, más meditativas y densas, un contraste que choca al principio. Un choque que acaba modelando la personalidad única de una gema imbatible. Una de las grandes obras de los 80, esa década tan maravillosa como denostada. Tal vez si la gente supiera...

sábado, 20 de enero de 2018

la interzona #157: dead end

Resultado de imagen de dead ahead dead moon 
Dead Ahead (Dead Moon, 2004)
ROCK
PUNK / ROCK & ROLL - garage

Las despedidas son tristes, no cabe duda. Máxime cuando llegan por sorpresa y no te dejan capacidad para reaccionar. Seguramente, de haber sabido que este iba a ser su último disco, Dead Moon se habrían empleado más a fondo. No en el apartado compositivo, en el cual siguen con más tino que otra cosa, pero sí que hubieran echado el resto en la grabación de este epitafio que suena ratonero como nunca antes. Ellos siempre han apostado por una baja fidelidad que podríamos llamar precaria, pero esto ya es demasiado. Decir que al sonido de este disco le falta fuerza y pegada es quedarse muy corto. Y eso en ellos ya no es tan normal.

Sigue habiendo mucho que celebrar tantos años después, con tantos tiros pegados, con tanta carretera y tanta vida

Dos años después de esta obra, Dead Moon quedarían finiquitados para siempre. Fred y Toodie seguirían su camino con un nuevo proyecto, "Pierced Arrows", igualmente dedicado al rock más grasiento y crudo. El bueno de Andrew Loomis fallecería en 2016 y un año después le seguiría Fred Cole, poniendo punto final a una carrera honesta y siempre al margen, una labor de amor que nunca tuvo el premio que mereció, pero que por suerte ha quedado registrada para la posteridad.





No sé muy bien qué destacar de esta despedida. "Dawning of the Dead" es muy grunge y eso, por una vez, me gusta bastante, aunque quizás mis favoritas sean esa melodiosa y eléctrica "Go My Way" o esa rabiosa "The 99's". Sí, sigue habiendo mucho que celebrar tantos años después, con tantos tiros pegados, con tanta carretera y tanta vida. Ha sido un placer, para mí, uno de los mejores descubrimientos de los últimos tiempos.

miércoles, 17 de enero de 2018

momentazo #507: en la tormenta

Resultado de imagen de let love in nick 
Let Love In (Nick Cave & the Bad Seeds, 1994)
ROCK
AUTOR - canción apocalíptica

Apabullante y desbordado. Este disco pone las cosas en su sitio. Ajuste de cuentas con un pasado glorioso que podría negar la posibilidad de un futuro digno, Cave demuestra que tiene cuerda para rato en una obra descarnada sobre el amor, sus heridas y sus alrededores.




Lo abre con un volcán que erupciona en tu misma cara, "Do You Love Me?", pregunta con tono inquisidor. Seguro que no como yo a ti. Eso es imposible Nick... Habría que ser demasiado obtuso. A esta le siguen preciosidades arrebatadas como "Nobody's Baby Now", "Let Love In" o "Ain't Gonna Rain Anymore"; o simas oscuras como una gruta, "Red Right Hand" o sulfurosas y explosivas, "Lover Man"...

Cave demuestra que tiene cuerda para rato en una obra descarnada sobre el amor, sus heridas y sus alrededores

Una obra que desde su intensa portada se nos presenta como la expresión del deseo, la locura y el ansia del que no se podrá saciar jamás... El amor en la última tormenta de los Bad Seeds.

martes, 16 de enero de 2018

la interzona #156: tierra quemada

Resultado de imagen de deep purple burn artwork 
 
Burn (Deep Purple, 1974)
ROCK
METAL - hard rock / protometal
 
Tras la marcha de Ian Gillan y Roger Glover tocaba reinventarse y para ello los supervivientes reclutan a Glenn Hughes (bajo y voz) y a David Coverdale para la edición del primer disco post-Mk II, un disco esperadísimo y que iba a ser fiscalizado al microscopio. El veredicto, y eso es lo que no acabo de entender, fue más que positivo, hiperbólico.

 



Me parece a mí que había mucho miedo a lo que podían hacer Deep Purple sin el cantante y el bajista que habían contribuído a elevarlos a la gloria. Por eso, en cuanto el riff de la canción titular raja los altavoces en mil partes, el alivio debió anegar los sentidos de los fans más escépticos, a la vez que nublaba su sentido crítico durante el resto del álbum.

 

Y es que "Burn", para mí, no es para tanto, ni mucho menos. Ni obra maestra ni leches. Como mucho, un disco correcto y más bien a ratos. El tema titular es una bomba espectacular, eso lo ve cualquiera, pero veo poco que reluzca más allá de él. Si acaso el aire soul que meten en "Lay Down, Stay Down", y los tonos funky y sobre todo blues que dominan en el grueso del disco, llegando a recordar bastante a grupazos como Cream.

En cuanto el riff de la canción titular raja los altavoces en mil partes, el alivio debió anegar los sentidos de los fans más escépticos
 
En definitiva, el primer zarpazo del Mk III me remite en cierta manera al "Back in Black" (AC/DC, 1980), con la diferencia de que este último sí es un gran disco. Lo que los asemeja es el ansia del fan por continuar la adoración de sus dioses y para ello, no sólo no permite que mueran, sino que los ensalza contra viento y marea. No, "Burn" puede estar bien, pero desde luego no hace honor a su fama.

domingo, 14 de enero de 2018

jurado popular #72: dulces y satinados sueños

Imagen relacionada

Sleep Well Beast (The National, 2017)

"The National lleva evolucionando poco a poco dentro de su estilo, creando su propia personalidad, cada vez más elegantes, intimistas y oscuros. Con Hight Violet llegaron a su punto alto, repitieron éxito en Trouble Will Find Me, con una fórmula parecida, de menos garra y mas personalidad. Con este...tengo que reconocer que estoy al 50% con el disco. Es mucho más lento que sus antecesores, han realizado algunos arreglos electrónicos que dan un poco de variedad con respecto a lo anterior pero han perdido mucha potencia, lo cual creo que no les hace mucho favor, eso sí, también hay que reconocer que tiene auténticos temazos que escucha tras escucha se van metiendo de lleno.

El disco para mi gusto empieza muy bien, con Nobody else will be there, Day I Die, The Sistem Only Dreams in Total Darkness y Walk it Back, mi favorita del disco, una canción muy diferente a lo que suelen hacer ellos dentro de su propio estilo, con ese toque electrónico y un estribillo oscuro pero pegadizo.

La pena es que a partir de ahí creo que el disco contiene mucho relleno. Desde el corte número 5 hasta el 12, 8 canciones en total, me quedo a pleno con Guilty Party ( un temazo ), Born to beg, I'll Still Destroy You ( el estribillo es pura melodia) y Carin at the liquor Store (un poquito de luz en la recta final ). Aún sigo esperando que Turtleneck, Empire Line, Dark Side of the Gym y Sleep Well Beast despierten en mi ganas de no saltármelas cuando suenan. Quizás esta última sea necesario tener delante las letras.

No se aún dónde ubicar este disco, aún tengo que ponérmelo tranquilamente con las letras por delante para dar un veredicto final. Por cierto, aunque no venga a cuento, todo lo que rodea al diseño del vinilo y cd, el empaquetado, el logo del grupo, y demás, ha dado un salto acojonante, elegancia hasta en el embalaje.

Podrá no ser tan bueno como los anteriores, pero tocando tan bien y con esa voz cavernosa de Matt Berninger no va a salir nada malo nunca. 8/10." (Barbanegra)





 
"The National siguen a lo suyo, con su elegancia y su oscuridad brillante y perfecta. Y también con esa solemnidad y ese drama extremos que llegan a ser irritantes. Al menos para mí, que se ve que no soporto a nadie más pomposo ni más insufrible que yo mismo. No veo motivos aquí para celebrar ninguna progresión en su sonido. A ratos hasta me suena demasiado soso. Eso sí, como el último de The War on Drugs, el sonido es de los que te atrapan con su majestuosidad. Sugerente hasta decir basta y fino, fino, filipino a pesar de que es un poco largo. 7/10." (La Ranra)






"Sin perder el estilo, este disco supone un paso a adelante dentro de su carrera, pero sin volverse locos, combina la incorporación de sintetizadores con los elementos característicos de la música del grupo. Muestra de ello son canciones como Day I Die y The System Only Dreams in Total Darkness, marcas de la casa con canciones nuevas donde incluyen los sintetizadores pero sin perder la meloancolía , la forma de cantar y sin perder esas atmósferas tan características de ellos. Un ejemplo de reinvención pero sin volverse locos ni perder el norte. Un muy buen disco que está a la altura de ellos. 7,5/10"