viernes, 17 de noviembre de 2017

momentazo #478: la huella se queda en el aire

Resultado de imagen de lynch ghost of love 
Ghost of Love (David Lynch, 2007) 
ROCK
PSICODELIA - blues onírico

Lo de David Lynch con la música va de la mano con ese ansia raruna que lo espolea como realizador. Esto último es lo importante, lo que ha hecho de su nombre un sello indeleble e inconfundible en esto del arte. Lo de la música es más anecdótico, pero no deja de tener su enjundia. No, el David Lynch músico no es una nota a pie de página y eso ha quedado claro en la forma en que mete la mano en la música de sus películas, ya sea como seleccionador de equipos de pesadilla o incluso componiendo para reforzar sus ya de por sí poderosas imágenes.

La turbulencia de su aproximación al blues, con ese toque psicodélico, preñado de un eco ultraterreno pasado de reverb, sigue siendo una experiencia que roza lo místico



La canción titular aparece en "Inland Empire" (2006), pero en realidad no tiene coartada fílmica que lo espolee. Es simplemente una válvula de escape para la creatividad desbocada del genio de Montana. Un par de temas que no parecen mucho, pero que acaban iluminando muchas noches y muchos rincones oscuros. Los ingredientes serán familiares para el degustador de la obra lynchiana. Es lo que nos ha ido mostrando en sus películas y otras aventuras discográficas. La turbulencia de su aproximación al blues, con ese toque psicodélico, preñado de un eco ultraterreno pasado de reverb, sigue siendo una experiencia que roza lo místico.

 



Estos dos cortes son una muestra pequeña pero tremendamente interesante. Una zambullida en lo onírico y en lo desviado. En su progresión sencilla y obsesiva nos remiten a cosas como Twin Peaks, a cosas turbias y recónditas, casi malsanas. Lynch subraya todo esto con su escasísima voz, un eco implorante e impotente que repite consignas de amor sucio y hecho jirones. Esta música representa los retazos de algo que una vez fue bueno, los harapos de un amor que existió alguna vez y que ya no es más que humo. Y lo hace con una fragilidad tan auténtica que acaba cortando como la hoja más afilada.

lunes, 13 de noviembre de 2017

momentazo #477: el silencio como un estallido

Resultado de imagen de miles davis in a silent way 
In a Silent Way (Miles Davis, 1969)
JAZZ
FUSIÓN

El primer arrebato eléctrico de Miles es una joya de dimensiones escalofriantes. De un aparato arreglístico sobrecogedor, "In a Silent Way" es una obra mayestática dentro del canon del trompetista de Illinois. Supuso una ruptura que aún hoy cuesta apreciar en toda su amplitud. Una brecha insondable entre el jazz que era y el que sería. Aún hoy suena aventurero y difícil, de una textura tersa pero con infinitas rugosidades por descubrir a cada pasada.

Un disco embriagador, misterioso, lleno de teclados que entran y salen como espectros, guitarras dulces, arriesgadas o punzantes que se entremezclan con una belleza y una autoridad solo superada por el aliento de Miles en su trompeta
 
Para este disco Davis se alió con Joe Zawinul al órgano y John McLaughlin a la guitarra, entre otros. Esta pareja en concreto resultó fundamental a la hora de definir el nuevo rumbo del artista. Zawinul influyó en los arreglos eléctricos así como en la composición de "In a Silent Way", la pieza que cierra el disco. McLaughlin aportó su virtuosismo a la guitarra eléctrica haciendo que muchos oyentes identificaran el nuevo sonido de Davis con el rock. Yo no veo tanto de esto, o no tan claro al menos. Sí que se observa un espíritu experimentador importante y se percibe el componente eléctrico con viveza y fuerza. Fusión lo llamaron y a partir de este disco, el término iría tomando una fuerza que explotó en los 80, no siempre con la misma eficacia artística. El espíritu integrador y rupturista que Davis había adoptado como condición indispensable para su música explotaría con una fuerza aún más devastadora en "Bitches Brew" (1970), pero eso es otra historia.

 



En cuanto a "In a Silent Way", aún hoy se detecta a la primera que fue pionero en algo. Solo se necesitan unos segundos de escucha para darse cuenta. Es un disco embriagador, misterioso, lleno de teclados que entran y salen como espectros, guitarras dulces, arriesgadas o punzantes que se entremezclan con una belleza y una autoridad solo superada por el aliento de Miles en su trompeta. El sonido más hermoso, conmovedor y furibundo que imaginarse pueda. Un aullido eléctrico. Impuro y salvaje.

domingo, 12 de noviembre de 2017

jurado popular #63: doble personalidad

Resultado de imagen de dualize

Dualize (L.A., 2013)

"Bueno, el disco no aporta nada nuevo ni excepcional a la escena indie, pero es un disco bonito y bien hecho. Doy fé de que en directo se defiende bastante bien. Me flipan Dualize, oh why? y Mirrorball. Es cierto que se pasa de pasteloso y poppy pero también tiene una producción y unos arreglos muy buenos. Para mí un 7/10." (Barbanegra)





 
"Tienen clase y su sonido se pega, pero ya no puedo más con este estilo tan adorable como blando. Si las que más me llaman la atención son las que más se parecen a Coldplay (grupo que, en lineas generales, no soporto), apaga y vámonos. Son "Oh, Why?" y "Under Radar", y esas me azuzan para que sea más generoso, pero es que no puedo. 5/10." (La Ranra)








 
"Buen disco en líneas generales, corto y audible, con tintes de folk americano en algunas canciones pero sin nada nuevo que añadir. Pop bien hecho y sin complicaciones, destacaría outsider, oh why? Y Under radar. 5/10" (Mr Noise)




sábado, 11 de noviembre de 2017

trick or trick? #94: y al quinto descansó

Resultado de imagen de descanso dominical mecano 
Descanso dominical (Mecano, 1988)

POP
 ORQUESTAL / TECNOPOP

En su obsesión por aparentar, los hermanos Cano componen un conjunto de temas que tontean con las referencias cinéfilas, el dicho popular y la intelectualidad impostada. Por todo esto era difícil que triunfaran en un quinto trabajo que les acaba quedando resultón y reluciente, pero que no resiste el análisis ni la inexorable prueba del tiempo.

"Descanso dominical" es el disco más sobrevalorado de Mecano. Los fans de toda la vida lo tienen en un pedestal inalcanzable y es comprensible, aunque para mí su épica y su sentimiento aparecen desequilibrados y faltos de refinamiento"

La cosa queda clara si nos fijamos en los temas extra que incluye el CD. "Laika" muestra una vistosidad que acaba confesándose hueca y las demás por ahí andan. No es de extrañar que no acabaran en la alineación titular de un equipito que no deja de tener su calidad y que puede llegar a sorprender al contraataque. Para ello cuenta con fichajes de relumbrón como "El cine", "Los amantes", "La fuerza del destino", "Quédate en Madrid" o su gran estrella, la maravillosa "Mujer contra mujer". Por supuesto, ni siquiera todas estas acaban de ser perfectas. Se regodean en la pompa y la insustancialidad y suenan mojigatas cuando tratan de provocar y tontorronas cuando intentan seducir.




"Descanso dominical" es el disco más sobrevalorado de Mecano. Los fans de toda la vida lo tienen en un pedestal inalcanzable y es comprensible. Tiene épica, melodía y mucho sentimiento. Para mí, en cambio, todo esto aparece desequilibrado y falto de refinamiento. Lo veo grueso y sin empaque. Como un intento de repetir la jugada magistral del disco anterior a base de lujo y oropel. Nos hartamos de decir que el dinero no da la felicidad, pero al final acabamos arrastrándonos ante el vil metal. Es nuestro sino.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

la interzona #147: gases tóxicos

Resultado de imagen de lynch eraserhead 

Eraserhead (David Lynch, Alan R. Splet, 1978)
EXPERIMENTAL
VANGUARDIA - banda sonora / soplido protoindustrial

Una gran banda sonora que, eso sí, es más reveladora y profética que disfrutable. Lynch demuestra una vez más su gusto y su visión premonitoria avanzando a toda una pléyade de adoradores del ruido mediante esta obra protoindustrial recorrida de cabo a rabo por el latido obsesivo y metálico de unas tuberías industriales que son los auténticos intestinos que transportan todo ese detritus metalúrgico como metáfora de la alienación y la decadencia moral de una sociedad tan moderna como despiadada.


   


Para endulzar un poco la propuesta, nos encontramos entretejidas entre el muro de ruido las piezas de un magnífico Fats Waller, bluesman de culto y delicadeza extrema. Mezcladas con el rumor metálico de las máquinas suenan ingrávidas, tenues y truncadas, como golosinas manchadas por vertidos tóxicos. Dulzor y amargor que alcanza su cénit en la falsamente naïf y etérea "In Heaven". El ejemplo supremo de que la belleza no es algo que todo el mundo percibe igual.


Una obra recorrida de cabo a rabo por el latido obsesivo y metálico de unas tuberías industriales que son los auténticos intestinos que transportan todo ese detritus metalúrgico como metáfora de la alienación y la decadencia moral de una sociedad tan moderna como despiadada

A pesar de la fuerza de estos sonidos, decir que funcionan perfectamente sin las imágenes es falso. Lo ideal es escucharlos durante el visionado de esta película, extrema como las que más en la obra lynchiana. El que la haya visto podrá disfrutar de los ruidos mientras vuelve a recorrerla en su cerebro, ayudado también por los diálogos que van surgiendo aquí y allá en el disco. Ahora, el que ni siquiera la haya visto, no creo que pueda apreciar la banda sonora en su justo valor. A no ser que sea un loco del ruido y los ambientes viciados. ¡Que haberlos, haylos!

martes, 7 de noviembre de 2017

momentazo #476: blood on the dance floor

Resultado de imagen de michael jackson thriller 
 
Thriller (Michael Jackson, 1982)
POP / SOUL
FUNK / R&B
 
Por una vez se hace bueno eso de "algo tendrá el agua cuando la bendicen" 40 millones de compradores. Aunque no haya una razón objetiva para ello, esta vez, tanta gente no puede estar equivocada. Y no lo está. El disco más vendedor de la historia (o uno de ellos) es también todo un exitazo artístico. Cuando las cosas se ponen en su sitio y no hay una voz más alta que otra el resultado tiene que agradar. Y si encima se lo adorna con unos videos de antología que aumenten su potencial icónico... Pues eso, que el clásico está más que asegurado. Ni que decir tiene que el aspecto tan saludable de Michael en la portada también ayuda... Sobre todo en estos tiempos.


Temas cantables además de rompepistas. Bombazos directos a la cima de las listas de éxito y a las cabinas de los DJ's, y además el potencial icónico de unos videoclips de antología

Aquí Jackson demuestra que es posible casar los sonidos negros del funk, el rhythm & blues, el house primigenio y el soul con el pop más descarado. Y enseña a toda una legión de imitadores cómo hay que hacerlo. Temas cantables además de rompepistas. Bombazos directos a la cima de las listas de éxito y a las cabinas de los DJ's. "Wanna Be Startin' Somethin'", "Thriller", "Beat It", "Billie Jean"... ¿Quién no ha soñado alguna vez con ellas? ¿Quién no las ha bailado? ¿Quién no vendería su alma por este ramillete para su repertorio? O paro ya o me toco...

¡¡¡Auuuuuuuuuuuhhhh!!!




decíamos ayer...

Resultado de imagen de bowie black star