martes, 26 de abril de 2011

gigantes #14: magia rosa

Pink Floyd, dueños de una carrera tan irregular como mastodóntica, no podían faltar en esta sección. En más de 30 años de actividad han probado los límites del sonido y del buen gusto amasando una turba fanática de seguidores que han jugado a la idolatría perdonándoselo casi todo. Tampoco es que sea algo incomprensible.

Cualquier buen seguidor de la banda apreciará tres etapas claramente diferenciadas. Es algo consensuado hasta la extenuación. La primera sería la que correspondería al liderazgo de Syd Barrett. Solo duraría un disco y medio. Se caracteriza por la experimentación psicodélica más ácida, la electricidad espacial y el humor retorcido. Posteriormente vendría el gobierno de Roger Waters bien secundado por el recién llegado David Gilmour. Es la etapa más larga y ha dado obras maestras más o menos indiscutibles. The Dark Side of the Moon (73), Wish You Were Here (75) o The Wall (79) son de esta época. Por último, Waters dejó la banda, y Gilmour tomó el mando para cerrar la exitosa carrera de una de las bandas más gigantescas (en todos los aspectos) que haya existido jamás.

La megalomanía de la banda, sus óperas rock, y en fin, todo lo que en ella apunta al ultraefectismo barato y pretencioso ha sido su gran lastre. La crítica seria siempre ha tenido un problema para digerir a Pink Floyd. Sin embargo el grupo tiene una cosa muy valiosa de la que nace todo este exceso. Me refiero a su búsqueda constante, a ese deseo de ofrecer algo nuevo y valioso en cada disco. En un afán por no repetirse se involucraban en proyectos tan ambiciosos y costosos como espectaculares. Creo que deberíamos quedarnos con esa inquietud. Esa que les llevó a tocar a solas en Pompeya o en Venecia, o a crear esas campañas de promoción tan originales con cerdos voladores o camas sobrevolando el Támesis. Definitivamente fueron grandes. Y encima, sin pretenderlo, nos trajeron el punk. ¿Se puede pedir más?

3 básicos

The Piper at the Gates of Dawn (67) *****
Syd Barrett se vacía en esta obra maestra del rock psicodélico. Ruiditos alienígenas y letras de otra galaxia especian esta obra rompedora y de encanto visionario. Sobredosis de electricidad y cuentos de hadas en medio de la pesadilla caleidoscópica.

Una copla: "Bike"

The Dark Side of the Moon (73) ***1/2
Primer intento serio de disco conceptual, este disco escapista está entre los más favoritos para el gran público. No solo entre la discografía de Pink Floyd sino de toda la historia. Lo cierto es que encuentro que hay mucho que mejorar aquí aunque no le niego su capacidad para emocionar e hipnotizar.

Una copla: "Money"

Wish You Were Here
(75) ***1/2
Debería atender a mis gustos y poner en este lugar A Saucerful of Secrets (68) pero la importancia de este disco es capital. Al menos dentro de la discografía y los corazones de miles de fans. No quiero quitarles la razón. Aquí el grupo refina las ideas del anterior y las cristalizan en un temazo mastodóntico que abre y cierra el trabajo ofreciendo la mejor muestra del sonido y la idiosincrasia del grupo. Ahora bien, creerse que se lo dedicaban a Barrett me parece excesivo. ¿Ojalá estuvieras aquí? ¡Qué bien sabían todos que eso no era posible!

Una copla: "Shine On You Crazy Diamond"

Su mejor canción

"Astronomy Domine" abre su primer disco. Y a la vez ya está cerrando una etapa irrepetible. No hay mejor momento en la carrera del combo que sume tantos enteros de aspereza sonora con un claro y a la vez borroso objetivo cósmico. Un riff que empieza delimitado va emborronándose y soltando vapores tóxicos y nos eleva a las nubes, la estratosfera, la vía láctea, el universo desconocido...

lunes, 25 de abril de 2011

fort recovery: rock y raíces

CENTRO-MATIC – FORT RECOVERY (2006)







covered up in mines

don't mind the new hilarity
just find the space in which you'll need
all your gases and your war paint
you always said the sanctity
of your transmissions to the sea
was destroyable & colorless
now i fall into the lines of some new detriment

the tradesmen covered up in mines,
they won't hesitate
you're crowning all the nominees
ignoring scrap technologies
from the roadway to the drunk tank
you found the plan
it was so wasteful
throughout your vast repellant feed
it was precarious & disgusting

calling thermatico

we're calling thermatico,
'cause he may have options within
the sequence to which we abide under the railway
he left colossal papers & medicines
to keep us alive
we were elated that thermatico
had never passed us by
unintimidated by the officers & prostitutes in line
early in the century he was the larcenist
the gasohol arsonist,
the consequent flier and later as a centerpiece,

he was discovered dealing with raven kissing the liars
so out in the courtyard we held a meeting
a summit of quality
but he told a lie and off went thermatico
into the sunset
he had lost options, he had lost ties


patience for the ride

so we're beginning at the end
with a message transmitted by the accident
send the damage was with us from the start
but you can't touch the forces
of our hurricane hearts
eleemosynary was your call
but you lied to the lonely hearts
on your desperate fall

and false was your figure from within
and gone are your golden ones
to their desolate pens
they stand battening the hatches, yeah

and we hope you brought your patience for the ride

you question our character and our kind
you say we're so unintelligent 'cause our pockets ain't lined
but we're collecting all your press of self-destruction
and your corporate mess


i see through you

sun's up, the stars are sleeping
and the morning's come
i'll see all that's creeping
til our work is done
and the more i learn about this world

ooh don't talk,
just listen to all the voices nature brung
pray the light will keep you til your final song
because the more i learn about this world
the less i find that i'm afraid to die

the day's gone
the nighttime's breathing
and our work is done
i'll note all that's golden
til our morning comes

the more i learn about this world
i learn through you


in such crooked time

when you move,
your eyes they twitch like mine
in such crooked time
so it goes, my friend and
when you call, your voice it shakes like mine
your hands they sweat like mine
it's all you could have done
and when the sun finally falls down
from your skies
don't you know that i will come find you just in time
on the shores of your decline
on the campsite of your fears
the four ends of this earth

you know i'll meet you there
and when the sweat & shakes depart,
ain't it justified through the course
of days and night
the error did us right


for new starts

you are correct, we are wrecked
and to give into effect,
this is the season for a response
see, it's your place and your part
slipping slowly off the mark
you are the reasons for the remarks

toes to the line,
now's your time for to publish & define
your new position, your new heart
we're carefully placed & disgraced
in this battle trash and waste
that's no condition for a new start

a connection i thought would not crack
now it's skin right off our back
that will surround us
when deputies arrive,
automatons, triple crowns,
and your gallery of sound

part-time attention ain't what
friendship's all about


the fugitives have won

you're running,
your mouth won't help
keep stride
cantankerous the missives that force recall
you'd hide & i could taste the salt
from your dishwasher eyes

imperial & weightless
much to all of our surprise
the fugitives have won
and i will occupy abandoned station tonight
i'll call upon some invitation of light
cause the fugitives have won

if i held you up to fire
i would see a reddish frame
of rust around your soul's transparency
and you, you with your beauty
and i with my spleen
i'll hitchhike to your bonfire
in my suit of gasoline


monument sails

it's a number four gain
on this viking terrain
surprise, a needed relief
for a thirty-year pain
came with all allegiance high
to the monument sails of the southern skies

never to deny the magnitude gained
on the final drive
and if there's time,
just rearrange everyone for a
change of scenery
add to that moment an electric victory
that you will surely see

this airborne attack on a suspect
DB was planned
a false sense of safety on enemy ground,
a band stand but they have been missing
the calls to the line,
their time has run to some point where
their motion is locked down
and the consequent range
of their crisis and change
at hand was the right combination
in wrecking it all for them


triggers and trash heaps

well the host number dropped,
and your vision's corrupt
and your thought for today
was vetoed by hedman
but your parameters and your reasons alike
had the strength of mache,
or some hollywood wedlock

and it's hard to believe
the mess you're creating
with your triggers & trash heaps
hidden and waiting for their prey
it's a much-needed start
for a parasite heart

but a quick isolation,
you know it tends to inspire
so we left with our wreck
in the hour of refresh
and identified blazes
on the blacktops of texas

nothin’ i ever seen

this is like nothin' i ever seen
'cause you been a friend to me
in love & war & in all the combinations of the two

time's got no sympathy for you and me
we lose to eternity,
that's when you said:
try to make the very best of what you got
'cause forever never brings us what we want


take the maps and run

you take the maps & run
i'll be the human stain
cause you didn't know
that i was under the august tides
i saw the light
and fell into the shack and dwelled
but you didn't know
that i was under the august tides


take a rake

take a rake to each of our minds
meet us north of hornersville side
bring your gloves, see us out
right by the vines, bring your match,
and bring your best lines

tell us tales through alcohol eyes
count the refills until the sun starts to rise
there's a point beyond the old trees where
the goatman terrified me
twenty years stuck in my dreams
undefined and the time
it cannot erase
all the crusted ruts of that face

get your maps and polish your knives
and we'll ride
into night we'll ride

momentazo #46: por un mundo mejor


Leo por los mentideros de internet. Y leo de indignación. Las voces se alzan exasperadas contra el nuevo disco de Sr. Chinarro (Presidente ***1/2, 2011). Que a estas alturas se le siga negando el derecho a sonar brillante me parece de chiste. Es como si esas voces no se hubieran enterado de nada desde ese golpe en la mesa que fue El fuego amigo (05). Alguien debería dejárselo bien clarito. No va a haber otro Compito (96) ni otro El porqué de mis peinados (97). Que quede claro. Antonio Luque ha tomado la autopista. Y no va a dar la vuelta. Reclama con fuerza su derecho a refulgir. Y es sangrante que le critiquen por ello cuando demuestra que sabe cómo hacerlo.

No puedo evitarlo. Me sangra el ver cómo se ningunea un trabajo hecho con amor y elegancia infinitas. Un disco que es pura literatura de nuestro día a día. Un trabajo donde el sexo aparece liberador, el ecologismo se tiñe de fino humor negro berlanguiano, el paso del tiempo es visto con la sabiduría y el pizquito de nostalgia que da la edad adulta, y los amores a distancia se atraviesan a galope tendido. Un disco que, admitámoslo también, pierde a los puntos ante los tres anteriores. Simplemente por la calidad de las melodías. Mucha inmediatez que a veces raya lo simplón. Las escuchas demuestran en cambio que solo se trata de una primera impresión. Los arreglos y las cuerdas se encargan de vencer esa sensación. Eso y bombazos chinarros del calibre de "Babieca" o "María de las Nieves". Ambas suman los 11 minutos más intensos del álbum. Pero tampoco deberíamos dejar de citar "Vacaciones en el mar", "Fotos no", "El cuchillo y el pastel" o "Un final feliz".

Como he dicho el disco es algo inferior a sus predecesores más inmediatos. Y esto no deja de ser una muestra del nivel que han alcanzado Sr. Chinarro. El señor Luque está completando una carrera que es una isla en medio de un mar de mediocridad. En su undécimo trabajo se ha convertido en un artista que solo rinde cuentas a sí mismo. Un poeta que solo puede ser comparado con su propia obra. ¿Qué más podemos decir? Que nos creemos tus promesas... Sr. Chinarro, ¡PRESIDENTE!



miércoles, 20 de abril de 2011

supertrax #46: waltzin' with the holy ghost



"Steady Rollin'"(06). Two Gallants. Dos "gañanes" apegados a la madera y la piel. Descarnados y de sensibilidad en carne viva. Guitarra arpegiada y batería. Solo eso para que la voz chillona y más real que un puñetazo nos cante eso de...

"Well I come from the old time baby,
Too late for you to save me.
If I remain then I'm to blame.
But if you should ever need me,
I'll go where'er you lead me.
It's all the same, the same old game."

Y es entonces cuando creemos que no hay nada más maravilloso.

trick or trick? #21: video killed the radio star


A Momentary Lapse of Reason (Pink Floyd, 1987)

1987 fue un año importante para mí. Entonces no lo sabía pero representó el momento de mi despertar musical. Sin apenas darme cuenta estaba germinando la pasión por la música que estallaría unos años después. Tengo recuerdos vivos de programas de TV con lista de éxitos por medio que te machacaban semana tras semana con lo más vendido. Así fui martilleado por el Joshua Tree de U2 con su ristra de singles. El mismo trocito de canción se repetía una y otra vez. Si había suerte te ponían el video entero. Lo mismo con el Kiss Me Kiss Me Kiss Me de The Cure. Sobre todo recuerdo la canción "Why Can't I Be You?". No se puede decir que ninguna de estas cosas me gustara realmente. Simplemente las veía curiosas. El pelo de Robert Smith era algo que me fascinaba y me repelía a partes iguales. Tendrían que pasar los años para que profundizara en dichos discos. Siempre con el recuerdo de la promoción asesina de que disfrutaron.

Otro de ellos fue el A Momentary Lapse of Reason. Recuerdo por supuesto "Learning to Fly" y el trocito de "One Slip" que repetían constantemente con su video de concierto megalomaníaco. No sabía por aquel entonces que el grupo llevaba ya la friolera de 20 años de carrera. Tampoco sabía nada de su accidentada carrera con disputas, rupturas y juicios de por medio. A veces es mejor no saber. Porque con todo lo que ahora sé, ¿puedo acercarme a este disco sin prejuicios? No. Pero tampoco es que sea algo malo. El conocimiento ayuda a que no te la den con queso y el primer disco bajo la batuta artística exclusiva de David Gilmour es un ladrillazo de gospel sintético que solo pegaría como banda sonora de Blade Runner. Claro que esto haría la película más rancia que recordarse pueda. No puedo dejar de imaginarme a un guitarrista subido a un edificio en ruinas rodeado por la oscuridad y con la lluvia ácida cayendo sobre él mientras interpreta los solos hinchados que adornan este álbum. No, un nuevo renacer no iba a ser posible. Qué malo es no saber cuándo parar...

sábado, 16 de abril de 2011

gigantes #13: lo llaman DUENDE


Pixies siempre mantuvieron su misma formación, algo extraño en el proceloso y árido mundo de la música. Claro que todo se explica porque al fin y al cabo solo grabaron cuatro discos largos. Y no pretendo quitarles el mérito, porque ¡vaya cuatro discos! Estos bostonianos, banda favorita entre favoritas, inyectaron savia nueva en el rock de finales de los 80. Con su actitud única impulsaron (o quizás crearon) eso que se vino en llamar rock independiente. Con su sonido ayudaron a definirlo. Y con sus letras, soflamas bastardas o caprichos jocosos, incrementaron su aura y su misterio. También importaba el envoltorio y no me gustaría dejar de mencionar ese grafismo tan personal del que se rodeaban en sus portadas, sus libretos y sus posters. Una seña de identidad, otra más, que demostraba su compromiso con el arte.
 
De todas formas lo que más destaca de los Pixies es su sonido, un animal salvaje difícil de capturar. Definirlo es imposible sin recurrir a ese duelo de opuestos que no por manido deja de ser certero. Se valieron de melodías ruidosas, de guitarras imposibles hasta entonces y de ritmos truncados para crear una suerte de pop obtuso, visceral, instintivo y visionario con materiales limitados. Destacar la aportación de cualquiera de sus miembros sería injusto. Es cierto que la guitarra de Joey Santiago tiene su lugar especial en la creación de este sonido. No lo es menos que no serían nada sin la propulsión magnífica de la batería de David Lovering o el bajo de Kim Deal. Y tampoco deberíamos olvidar la lírica y voz de Black Francis, tan personales como irrepetibles. Este último era el líder, pero los Pixies siempre han sido más que la suma de sus partes. La prueba está en la errática carrera de Francis tras la disolución del grupo en 1993. No fue una separación amistosa. Volvieron en 2004 para una serie de conciertos. Y es contradictorio porque la nostalgia nunca debería casar con un grupo que siempre se mantendrá joven gracias a estas canciones tan vivas y coleantes como un barril lleno de serpientes. Se les tiene una reverencia religiosa. Y creo que la merecen.

3 básicos

Surfer Rosa (88) ****1/2
Su estreno en largo ya ofrece desde el segundo 0 ("Bone Machine") el estilo que iban a reventar en sus futuros trabajos con ese bajo tan característico y esa guitarra cortante. Un disco rebosante de ideas irreverentes y soltadas con la seguridad, la urgencia y la inocencia que da la juventud. Rock alternativo de raíces retorcidas que aspiraba a la eternidad. Lo mejor es no pensar... Actuar.

Una copla: "Where Is My Mind"

Doolittle (89) *****
Su obra definitiva. La obra maestra de los Pixies todavía conservaba ese sonido sucio y agresivo que discutía constantemente con una melodía presente aunque no siempre clara. Bombazos del calibre de "Debaser", "Wave of Mutilation", "Here Comes My Man", "Hey", "Monkey Gone to Heaven" o "Gouge Away" se iban a instalar para siempre en su repertorio y en la memoria colectiva de toda una generación.

Una copla: "Hey"

Bossanova (90) ****
Depuran el sonido pero sin perder fuerza en un disco más hecho y con un brillo pop más que notable. Variedad estilística que pierde solo en una cosa. No contiene los himnos infalibles de sus dos hermanos mayores. No hay problema. "Velouria", "Cecilia Ann", "Rock Music", "Allison" o "Havalina" pueden arreglarle el día a cualquiera.

Una copla: "Cecilia Ann"

Su mejor canción

"Holiday Song" puede que no sea la canción más recordada de los Pixies. Puede que no tenga el carácter de himno de tantas otras pero me maravilla cómo, tantos años después, sigue emocionando como el primer día con ese lick de guitarra tan maravilloso y esa energía punk que te arrasa. Y en dos minutejos. Estaba en su ep de debut Come On Pilgrim (87) y llega a través del tiempo para quedarse con nosotros (y nuestros hijos).

viernes, 15 de abril de 2011

momentazo #45: huyendo del grunge desesperadamente

El disco más relajado de Pearl Jam es también el más maduro, el más elaborado y el más natural. En cuanto a coherencia, solidez y densidad es impecable. Por ello, a pesar de la contundencia y las ganas de Ten (91) o Vs. (93) tengo que sentenciar que No Code ***1/2 (96) es lo mejor que han hecho los de Seattle. La naturalidad con la que fluyen las canciones más reposadas supera la tendencia de Eddie Vedder a forzar las melodías y vencen en su sencillez. Los momentos violentos están más contados pero no por ello desmerecen bombazos pasados. No es No Code un disco de pelotazos. Es un disco que crece con las escuchas y que deja espacio para algún que otro experimento ("I'm Open"). Pearl Jam se atreven aquí también con texturas y sonoridades novedosas para ellos como en "In My Tree" o "Present Tense". Incluso le echan un pulso al pasteleo con la brisa mediterránea de una "Around the Bend" que de bonita asusta. Conseguido. Este punto y aparte en su discografía puede parecer poco pero muestra el grueso del potencial de la banda. Puede que este no sea muy grande, pero al menos podrán sentirse satisfechos de haberlo dado todo aunque solo sea una vez. Bravo.

martes, 12 de abril de 2011

supertrax #45: erupción en tus oidos



Versión en directo de la joya que abre el A Ghost Is Born (2004) de Wilco. "At Least That's What You Said" se erige en pórtico impresionante de un disco de hondura. Los borboteos eléctricos que salen como estrangulados en un homenaje a Neil Young, Television y a la electricidad más libérrima elevan el tema al olimpo de los más grandes. Jeff Tweedy demuestra cómo enfrentarse a un instrumento de una manera instintiva, espontánea y seductora. Un grande en lo que se propone. Disfrutemos de uno de los últimos genios norteamericanos.

domingo, 10 de abril de 2011

trick or trick? #20: alienación, locura e ínfulas de grandeza


The Wall (Pink Floyd, 1979)

Menudo marrón es The Wall a estas alturas de la película. Para empezar dejaré claro que me parece una obra esencial dentro de la historia de la música. Como tal ha sido un faro en el que se han mirado muchos y una suerte de santo grial que han perseguido con avaricia. Y dicho esto, decir que esto es una obra maestra, o siquiera un gran disco, me temo que es decir demasiado. Aquí Pink Floyd se emborrachan de concepto como nunca hasta la fecha. Siguen las indicaciones entre dictatoriales y visionarias de un Roger Waters que aparece aquí henchido de ego. Hasta ellos (el resto de la banda) lo admiten: musicalmente es endeble. Pues sí. Y líricamente es infantil, si me apuran. Demasiada ñoñez hasta arriba de anabolizantes. Demasiada tensión en el seno de una banda que llegaba con este mastodonte a un callejón sin salida.

En este hijo suyo, Waters vomitaría todo lo que le quemaba en forma de ópera rock teatral con argumento. Le añadiría una peliculita cuando menos dudosa y llamaría a Bob Ezrin para que le diera forma al mazacote. Eso sí, que no esperara crédito por su trabajo. Aquí estaba todo más que repartido y debía quedar claro desde el principio que el disco era un producto ideado y realizado por Waters et al. sin intromisión externa de cara a la galería. Lo cierto es que el productor no solo dio forma a las ideas más o menos dispersas de Roger sino que las empastó y las dotó de lo necesario para que la historia de Pink fuera algo más que un cuentecillo resultón y tornara un espectáculo de rock teatral con todas las fisuras que se quiera pero de una efectividad indudable. Todo ello, eso sí, apelando a la épica pretenciosa y al lirismo de cartón piedra más que nunca antes en la obra de Pink Floyd.

Es cierto que el undécimo disco de la banda tiene momentos memorables. Tan cierto como que quedan diluidos en medio de un potaje al que le sobran ingredientes. Para bien o para mal se percibe casi de inmediato que estamos ante un disco muy grande. En The Wall se aprecia su importancia como la de una catedral que se alza por encima del skyline de cualquier villorrio. Otra cosa es entrar para descubrir que la simpleza de su interior raya el mal gusto. Vamos, que gracias por existir, pero no me invites a tu fiesta.

sábado, 9 de abril de 2011

tótem #49: alma elástica


Título: Rubber Soul
Artista: The Beatles
Año: 1965
Productor: George Martin
Sello: Parlophone

A1 Drive My Car 2:30
A2 Norwegian Wood (This Bird Has Flown) 2:05
A3 You Won't See Me 3:22
A4 Nowhere Man 2:44
A5 Think for Yourself 2:19
A6 The Word 2:43
A7 Michelle 2:42

B1 What Goes On 2:50
B2 Girl 2:33
B3 I'm Looking Through You 2:27
B4 In My Life 2:27
B5 Wait 2:16
B6 If I Needed Someone 2:23

B7 Run for Your Life 2:18

El segundo disco compuesto exclusivamente por material original de los Beatles sigue siendo, a día de hoy, fascinante. Era a la vez un principio y un final. Esa portada mítica contenía la grabación de la personalidad de The Beatles expuesta a raudales y sin contención. Era rock de raíz norteamericana, pero a la vez, no podía sonar más británico. Era ese pop brillante que se iba a instalar en el subconsciente de tantas generaciones (y las que quedan). Ya lo venían advirtiendo con los pelotazos que soltaban single tras single, disco tras disco, actuación tras actuación. Sí, los Beatles en 1965 habían llegado a la meta. A una de sus muchas metas, porque esto acababa de empezar. Rubber Soul se iba a convertir, en su perfección pop, en el pórtico de entrada a templos aún más impresionantes, más lujosos y más engalanados. Nada de eso se adivinaba entonces. Tampoco hacía falta. La verdad es que viendo lo bien que sigue sonando este disco, no podemos más que trasladarnos a esa época dorada. Lo haremos siempre que lo pongamos a girar y así podremos soñar que estuvimos allí, que el sexto álbum de The Beatles acaba de salir y lo estamos disfrutando como si todo esto fuera nuevo. Porque lo es, lo sigue siendo. Y siempre lo será. ¿Te suena de algo "inmarchitable"?

Curiosidades

- Fue un álbum rupturista e innovador con la inclusión de instrumentos nada habituales en el rock como el sitar y las formas compositivas que bebían de nuevas fuentes en la época como la música afrancesada. También es notable su apropiación original del folk-rock que pegaba fuerte en los USA en esos años con The Byrds y el propio Bob Dylan.

- La portada es mítica. Esa foto estirada con los caracteres psicodélicos invita a flotar. El fotógrafo fue Bob Freeman aunque el efecto surgió como tantas otras veces de un fallo que cayó en gracia en el grupo. Bendita casualidad.

- Fue uno de los primeros discos (si no el primero) que no se componían de un puñado de singles + material de relleno. Aquí se cuidó hasta el último detalle y el acabado así lo demuestra. Esta forma de trabajar influyó en las generaciones futuras, siendo el LP el formato definitivo por encima del single, hasta entonces más importante. Los mismísimos Beach Boys reconocen que se inspiraron en este álbum para la edición de su imponente Pet Sounds meses después.

supertrax #44: el hielo se derrite lentamente



George Harrison, el eterno olvidado, el que tuvo que subsistir en medio de dos titanes que ningunearon su labor en el seno de la banda más importante de la historia. The Beatles se empezaban a desintegrar en 1969 con la edición de su penúltimo trabajo, Abbey Road. Se dice que no se hablaban y grababan por separado. En cualquier caso Harrison aprovechó un ratito y con una guitarra de Eric Clapton compuso esta maravilla de pop estratosférico. Ya viene el sol, nos anuncian sus acordes luminosos, su estribillo celestial. Ya ni se hacen... ni se harán. "Here Comes the Sun".

lunes, 4 de abril de 2011

supertrax #43: herejes de serie B



White Zombie y su hardcore industrial en este "Super-Charger Heaven" (95), un tema ultra cargado. Hasta arriba de adrenalina, rebosante de desenfreno y con una letra borboteante y apóstata que empieza por "Jesús vivió su vida en un motel barato al borde de la Autopista 66" y sigue por entre ángeles caidos, hombres-demonio y sabuesos del infierno. Lo que sea para invocar una pesadilla de tintes paródicos y cutrez plástica. No hay que tomárselo en serio. Solo brincar y gritar ese "yeeeeaaaah" que en voz de Rob Zombie sabe fuerte, huele mal y, de alguna forma, consigue sacarte el veneno del cuerpo.