miércoles, 6 de noviembre de 2013

tótem #68: las entrañas de las entrañas

http://www.goear.com/listen/7be95d3/tangled-up-in-blue-bob-dylan

Título: Blood on the Tracks: The New York Sessions
Artista: Bob Dylan
Año: 1998 (grabaciones de 1974)
Productor: Bob Dylan
Sello: ? (disco pirata)

La curiosidad humana no puede saciarse jamás. Como bestias hambrientas nos lanzamos sobre las grabaciones primigenias de un disco que se ha instalado en nuestras noches de insomnio, grabándose en nuestro cerebro y nuestra alma. "Blood On the Tracks" (1975) nunca se agota. Su aura dolorosa, su desamor sangriento huele a habitaciones cerradas y sábanas empapadas en sudor. Es un disco tan tangible, tan supurante, tan verdadero que siempre vamos a volver a él. Un disco que excita nuestro instinto y nuestro deseo de saber. Por eso colocamos estas tomas alternativas en el equipo con una reverencia casi religiosa. Por eso contenemos el aliento mientras empieza a sonar ese "Tangled Up in Blue" tan cambiado, tan sencillo y tan esencial. El principio es un anuncio, una constatación de que estas canciones son demasiado. Con un tratamiento parco hasta el hueso florecen en toda su desnudez para aumentar el impacto.

Este pirata de lujo se nutre de las tomas grabadas en Nueva York. No todas ellas acabaron publicadas, sino que sufrieron una regrabación en Mineápolis poco antes de su edición. Estas son las que nos interesan, la mitad de ellas. El resto ya las conocemos y están aquí simplemente por coherencia. Así podría haber sido el disco de nuestros sueños. Y creo que me habría gustado igual. Las regrabaciones son más elaboradas pero ni así el brillo puede confundirnos. Siguen teniendo ese corazón de tinieblas que en la melancolía de estas sesiones neoyorquinas late más negro que nunca. No voy a decir que me guste más que el disco que finalmente salió, pero sí que me encanta que exista. Por comparar y para tener una excusa para sumergirme otra vez en sus pestilentes versos. Y tratar de recordar cómo me impactó la primera vez. Esa primera vez.

Curiosidades
- Dylan mostró sus ideas a colegas como Neil Young o Crosby, Stills and Nash antes de grabar las canciones, las cuales incluso llegó a probar con los míticos Crazy Horse de Young. A Stephen Stills no le entusiasmaron y, según cuentan, comentó tras escucharlas que Bob era un buen escritor de canciones pero para nada un músico. Poca loa para el disco que se estaba pergeñando.

- La idea inicial era grabar el disco con acompañamiento eléctrico. Para ello Dylan contactó con Mike Bloomfield, el demoníaco guitarrista que lo acompañara en Highway '61 Revisited (1966). Según parece no le dio tiempo a aprenderse unas canciones que de todas formas le sonaban monótonas. Según él, todas le sonaban igual y estaban en la misma nota. Es Bob Dylan, ¿no?

- Este podría haber sido el disco que se conocería como Blood on the Tracks si no fuera porque Dylan hizo una de las suyas y en el último momento decidió regrabar la mitad de las canciones dándoles un aire totalmente distinto. Una suerte. Más allá de que lo publicado sea mejor o no, así tenemos las dos muestras. Dos mejor que uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario