viernes, 9 de mayo de 2014

momentazo #190: sangre latina



Abraxas (Santana, 1970)

Cuando la fusión se entiende tan bien como lo hizo Santana en sus primeros discos, entonces podemos hablar de integración, y así disfrutar de artefactos en las antípodas de lo artificioso y banal. Lo último se relaciona con lo que Carlos Santana viene haciendo en los últimos tiempos. Nada que ver con este segundo disco de su formación original, un turgente y voluptuoso álbum donde el rock y la salsa se funden, el jazz encuentra puntos de fuga a través de una rítmica es-pec-ta-cu-lar y la guitarra del virtuoso mexicano serpentea, surge y se vuelve a ocultar en meandros y cascadas. Vibrante, cálida y fundacional, su guitarra nunca ha sonado tan definitiva como aquí.

Sin duda el guitarrista ejerce de director de orquesta de este combo latino con formación rockera, lo que no quiere decir que sea lo único destacable de un sonido que tiene la enjundia suficiente para ser llamado propio. Pianos afrocubanos y congas apocalípticas van marcando el tono, atacan, descansan y construyen un muro infranqueable para los devaneos de Carlos que aquí sí que están al servicio de la canción. Poco queda accesorio aquí. Todos los miembros del grupo aportan sus composiciones. Todo es pura intensidad a pesar de las gotitas de ñoñería que se escapan en alguna ocasión. "Abraxas" es un disco espectacular que hace honores a la prodigiosa portada de Mati Klarwein. Continente y contenido fundidos para la eternidad en un apareamiento húmedo y caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario