jueves, 3 de julio de 2014

la interzona #47: apetitos desordenados



Appetite for Destruction (Guns N' Roses, 1987)
ROCK
METAL - hard rock / sleazy

Resultado de imagen de guns appetiteDisfrutar del clásico por antonomasia de Guns N' Roses siempre ha sido cosa de hombres, entendiendo por eso todos los topicazos camioneros que te vengan a la mente. El brazo en alto, la espuma de tu cerveza salpicando a todo en un radio de dos metros y por supuesto los coros cerveceros y los tíos meando en las esquinas. Poco glamour, cierto, y sin embargo estamos ante una obra que merece una escucha de vez en cuando. Sin abusar, claro, o podrías volverte un machista, fascista y homófobo redomado. Y sobre todo sin tomársela en serio, disfrutando simplemente de los latigazos de energía de ese duelo de guitarras y la electricidad en la voz de un Axl payasete pero efectivo.


La columna vertebral de este tratado de rock sleazy está más que currada a base de gimnasio y esteroides. "Welcome to the Jungle", "Paradise City" y "Sweet Child O' Mine" son clásicos inapelables. Y los escuderos mantienen el tipo más que bien. Son temas sólidos como "It's So Easy", "Nightrain" o "My Michelle", los responsables de que esta destilación apresurada y bastarda de las enseñanzas de New York Dolls, Led Zeppelin, Aerosmith y todo el rock peluquero de L. A. en los ochenta tenga enjundia más allá del hype.


Estos angelinos tocaron el estrellato con las dos manos tras la edición de este disco. Creo que aún tiene el título de ser el debut más vendido de la historia. Sin temor a equivocarme diré que la maquinaria promocional fue brutal para conseguir este hito, pero no olvidemos que Guns N' Roses ya se habían hecho un nombre en la zona merced a su directo incendiario. Puede que seas más de Slash o que te hagan más gracia las mallitas de Axl y sus gorgoritos. O puede que odies todo esto, pero aún así este disco merece algo de atención. Ni mucho menos tanta como muchos le otorgan, pero sí que te puede hacer pasar un buen rato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario