lunes, 7 de julio de 2014

momentazo #201: ecos de arrepentimiento



Actually (Pet Shop Boys, 1987)

Hay algunos discos que están vivos, que crecen, menguan o cambian de forma. Como este que desgasté de pequeño a base de escuchas atentas y soñadoras. Con los años lo olvidé y volver a él ha sido una experiencia hermosa. Porque a pesar de mis prejuicios iniciales me sigue encantando. Como si el disco hubiera mutado, me gustan cosas que de pequeño no percibía. Lo que me maravillaba entonces se ha convertido en algo accesorio.

A esa edad me era imposible apreciar los versos "Te quiero / pagas mi alquiler" ("Rent") o incluso la música. Ahora simplemente me desarma. Como también lo hace el otro single que no aprecié en lo que debía, "What Have I Done to Deserve This?". Siempre me pregunté por qué habrían elegido esa canción que, aunque no estaba mal, no podía compararse a las otras. Ahora sí que lo entiendo. Por supuesto "It's a Sin" sigue siendo apabullante. Siempre me lo pareció y con los años no se puede decir que haya dejado de emocionarme gritarla a todo pulmón.

Actually, el disco que encumbró a estos británicos, un artefacto que cruzará océanos de tiempo y seguirá sonando fresco, redondo, precioso. Y mientras, nosotros atontados en su giro, hipnotizados por la dicción perfecta de Neil Tennant y por los arreglos fantasiosos y precisos de Chris Lowe. Una música que hace resonar una y otra vez el mismo eco en mi cerebro: "¡Qué inteligentes han sido siempre! ¡Y yo qué injusto!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario