sábado, 13 de diciembre de 2014

trick or trick? #52: el ventrilocuo de sí mismo



Frampton Comes Alive! (Peter Frampton, 1976) 


Cada vez que me tengo que enfrentar con algunos de los supuestos mejores directos de la historia me echo a temblar. ¡Y no es para menos! Menudo ladrillo me he tenido que tragar. Ya me esperaba solos catárticos y largos como ríos. No me ha fallado en este aspecto. Lo que sí me ha sorprendido es que eso no sea lo peor de un disco tan apoteósico como imperfecto. Y es que aguantar 80 minutos de insulsez casi continua es muy arduo. Ni la "talking guitar" (bastante caduca por otra parte) logra sacar a flote un espectáculo dirigido para un público adulto en el peor sentido del término.

No, no comulgo con este AOR, ni con el formato doble que se hace interminable, ni con las melodías simplonas, ni con la pose supuesamente dura de los temas más hormigonera. Sí que soporto y hasta disfruto a ratos "Doobie Wah", "I'll Give You Money", "Show Me the Way" o el flamígero final "Do You Feel Like We Do". Y eso es muy poco para un "clásico" del género por mucho signo de exclamación que le pongan al titulito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario