miércoles, 1 de abril de 2015

momentazo #217: fruta madura



Love and Theft (Bob Dylan, 2001)

Resultado de imagen de love and theft dylanDylan continúa ese glorioso viaje de madurez que iniciara con el mayestático "Time Out of Mid" (97) y entrega una flamante colección de canciones nuevas a la altura del mito. Pocos de los que abandonaron al bardo en ese desierto que fue la década de los 80 creerían la genialidad que derraman estos surcos. No hay que esperar ni un instante para quedar atrapado por el bucle blues de "Tweedle Dee & Tweedle Dum", la maravilla melódica de "Mississippi" o el rhythm & blues primitivo de "Summer Days". "Bye and Bye" es casi jazz, "Lonesome Days Blues" o "Cry a While" son blues de toda la vida y "Floater" es una foto en sepia que retrata otros tiempos con sutileza y emoción. "High Water" retoma la tensión de "Cold Irons Bound" para homenajear al gran Charley Patton. "Po' Boy" y "Moonlight" están hechos de jazz delicioso que parece venir de las profundidades de los tiempos, mientras que "Honest With Me" corta como una cuchilla. Y por último, el cierre con "Sugar Baby" supura delicadeza y apaga el disco como la llama de una vela.

"Love and Theft" es una obra cocinada a fuego lento en tiempos de prisas y caos. Por eso para disfrutarla debemos cambiar el chip. Simplemente hay que sentarse a escuchar, aunque la buena noticia es que el disco va a incitarnos a hacerlo. No requiere de esfuerzo extra por nuestra parte. Si en la obra anterior Dylan parecía tener las ideas claras, aquí confirma que se ha dejado ya de marcianadas y es consciente de que lo mejor que puede hacer a estas alturas de su vida es sacar de la mina, agotar esa veta que él mismo ayudó a desenterrar. Dylan abandona esa idea tan equivocada de la modernez y se concentra en sacar el disco más clásico, tradicional y rajado que pueda. Unas canciones en las que su voz derruída se acomoda como nunca. Por fin ha descubierto que eso es lo que mejor se le da. Una actitud a la que yo llamo respeto. Por la música y por la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario