martes, 7 de julio de 2015

momentazo #221: revuelta blanca



The Clash (The Clash, 1977)

Un puntapié. A eso asemejaría este disco. De la hornada del 77, aunque algo más sutil que sus coetáneos, este estreno ya muestra a una banda con un discurso más articulado y profundo que el simple "fuck you and go to hell" con el que los Pistols arrasaban. Un debut cargado de furia y miga, cargado de soflamas que mostraban la militancia política de unos chicos que en principio no se ajustaban a ese posicionamiento. No olvidemos que Joe Strummer venía de una familia más bien acomodada.

The Clash estaban en el mundo, no hay duda, y clamaban contra las injusticias de una forma airada y contundente desde el segundo cero. Todavía hoy se hace imprescindible someterse a la furia desatada de este álbum, un clásico por méritos propios que puede ser llamado su único disco puramente punk. Un arrebato eléctrico que no renuncia a hacer las cosas con clase infinita, y donde los cantos cerveceros se diluyen entre acordes cortantes y algún rescoldo de la flama reggae/dub que vendría después.

Demasiadas pistas como para no intuir desde el comienzo que estos iban a ser la única banda que importa. Un grupazo que entró en la historia por la puerta grande y al que aún hoy le vale el calificativo. Londres arde, ¡y cómo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario