martes, 18 de agosto de 2015

trick or trick? #54: como somos tan geniales...



Ummagumma (Pink Floyd, 1969)

Ummagumma partía de una idea que ya olía. A mierda. Un tufillo nada sutil que emanaba de una ocurrencia de lo más peregrino. "¿Y si componemos un mamotreto cada uno y los reunimos para formar un disco?". Me pregunto si el mismo que propuso esa idea añadió, "¡pero que sean piezas infumables de verdad!", o es que salieron así por casualidad. Se podían haber conformado con una cara del vinilo para el experimento, pero no, necesitaban toda la rodaja para dar rienda suelta a su ingenio desbocado.

Por si no fuera suficiente, añaden otro disco con tomas en directo de su material reciente. Este en su conjunto no está nada mal. Incluso se podría calificar como un buen directo. Si es que se pudiera descontextualizar, lo cual no sería ni justo ni realista. Ummagumma no salió bien porque no podía salir bien. Con el tiempo el grupo en bloque ha acabado renegando de un álbum que glosa como ninguno los excesos que Pink Floyd han representado a lo largo de su historia.

Detenerse a analizar las cinco piezas que llenan el segundo volumen sería tedioso e innecesario. Se trata de material inclasificable en el que confunden lo experimental con la boutade. Solos de batería entre especias exóticas se indigestan junto a chorradas que pretenden pasar por experimentos vocales. La cantidad de música sin sentido que puebla esta obra es sencillamente inabarcable. Evidentemente, la función del disco en directo es la de entregar al comprador algo por lo que merezca la pena el desembolso, pero dudo mucho que lograran satisfacer en este último punto. Señorxs, he aquí todo un ejemplo de autoindulgencia a manos llenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario