domingo, 13 de septiembre de 2015

momentazo #242: kilos de hipnosis



Un gramo de fe (Pony Bravo, 2010)

Pony Bravo se intuían únicos. En sus inicios ya afloraba esa originalidad que los hacía destacar del resto. Tuvo que llegar "el difícil segundo disco" para confirmar una intuición que ya sabíamos que era ganadora. Si cuando empezaban apelaban a los popes de la movida y el rock andaluz como sus principales influencias, en este segundo disco dejan entrever la potencia con la que bandas y sonidos de otros lares les han impactado.

En este suculento "Un gramo de fe" conviven en perfecta armonía la disonancia y el ritmo obsesivo, el caos y la repetición, el mantra y el humor obtuso. El decidirse por el castellano les sienta de lujo y la colaboración de Za! es alucinante. Son dos detalles que podrían parecer nimios y resultan clave. Con las ideas claras y la libertad a todo trapo se inventan un krautrock andaluz que no hace ascos ni al free jazz, ni a la influencia africana/latina/oriental, ni a los ritmos pseudotecno más bailables.

Se veía venir. El segundo álbum de los sevillanos es un discazo. Puede que al principio nos resistamos a dejarnos seducir por la repetición de sus proclamas aparentemente simplistas y sin sentido. Tampoco voy a decir que la espesura gomosa del dub sea lo más refrescante del mundo, pero es que tampoco estamos ante un grupo pop de masas. Que se encuentren como pez en el agua asociándose con ínclitos como los mencionados Za! deja claro que no son amigos de lo fácil. Prefieren lo perdurable, aunque eso conlleve tener que dedicarle tiempo y un esfuerzo que, no lo duden, será largamente recompensado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario