jueves, 12 de noviembre de 2015

la interzona #63: tremendismo digital



Evil Heat (Primal Scream, 2002)

Mantienen el sonido agresivo del disco anterior y lo llenan de psicodelia e incluso blues para seguir machacándonos con su punk electrónico entre la mística y la sangre. "Evil Heat" podía haber sido mucho más, aunque no nos engañemos, ninguno lo esperábamos. Quizá toque ser duro y exigente al abrigo de la seguridad que da el saber que no se puede entregar nada que se acerque a XTRMNTR (2000). No de manera tan inmediata al menos. Y aunque quizás sea lo que pegue, no deja de significar que aceptamos los prejuicios y los espoleamos.

Un disco tan agotador como el mencionado no puede permitir que gocemos como lo hacemos con pelotazos como "Miss Lucifer", "Detroit", "Rise, "The Lord Is My Shotgun", "City" o "Skull X". Y sin embargo lo hacemos. Mirando de reojo al padre, para constatar que no se molesta, disfrutamos de las cabriolas y los juegos de su hijo. Todo con la ceja enarcada y esa oscura satisfacción que da comprobar que nuestros recelos estaban fundados. Ni la rotundidad de las anteriores es novedosa ni la clase media de las no mencionadas logra llenarnos. Y eso que en frío podemos decir que ofrecen motivos más que suficientes para hacerlo. ¡Qué cabrones que somos algunos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario