domingo, 8 de noviembre de 2015

momentazo #250: ¡mmm, queso!



Sailing the Seas of Cheese (Primus, 1991)

Cima en su sonido. Difícil superar la adicción rítmica de bombazos como "Jerry Was a Race Car Driver", "Is It Luck" o la mayestática "Tommy the Cat". No tiene los "hits" de su predecesor pero sí una factura más convincente, más rotunda y más primitiva. James Brown aprobaría este entregarlo todo al ritmo por encima de cualquier consideración melódica. Para mí es lo mejor que han hecho junto a la primera parte de "Pork Soda" (93). En su disco punk siguen abrazando lo progresivo pero valiéndose de temas más monocordes y aparentemente simplones. Y siguen jugueteando con el funk-rock en puras cabalgadas rítmicas de una nota, eso sí, a todo trapo. La impresión que dejan es extenuante. Esa incómoda sensación de que no acabas de captar los entresijos de un trabajo que nunca podrá dejarte completamente satisfecho.


Por otro lado, el disco también se convierte en la prueba irrefutable de la imposibilidad del grupo en entregar una obra maestra. Con planteamientos tan bizarros y dispersos eso no es posible. Tampoco es que importe demasiado. Sobre todo al abrigo de los temas señalados y algún otro. Y cuando se ponen bizarritos… Bueno, todo depende de tu estado de ánimo. Un disco que vence a los peros y merece mucho la pena.

"Say baby do you wanna lay down by me?"
… Difícil resistirse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario