domingo, 10 de enero de 2016

la interzona #67 / trick or trick? #61: a punto de descarrilar



Orgasmatron (Motörhead, 1986)

"Orgasmatron" fue el resultado de los numerosos cambios que sufrió la banda en la tumultuosa mitad de los 80. Cambiaron de discográfica, el grupo fue desmantelado por completo y se decidieron por un productor como Bill Laswell, fino estilista especializado en jazz y funk. No es de extrañar que el resultado fuera tan bizarro y tan diferente a todo lo que haya hecho Motörhead.

Lemmy no se cansa de repetir lo bueno que era el disco antes de las mezclas finales. Laswell se esforzó en aportar su personalidad como productor y el resultado no acabó de empastar. "Orgasmatron" es un disco de sonido metalizado y sintético, en las antípodas del calambrazo crujiente que siempre ha caracterizado a la banda. Choca muchísimo porque suena a ratos industrial y a ratos a lata. Impacta porque se le ha dado al sonido una cualidad tridimensional llena de detalles a los que el fan no estaba para nada acostumbrado. Aquí hay baterías y solos de guitarra que sobresalen y se esconden, bullen y producen un efecto llamativo y perturbador pero un pelín engolado. Demasiado barroquismo y efectos especiales para un grupo tan adusto. Salvo notables excepciones se pierde la fuerza primitiva de Motörhead.

No obstante tampoco creo que sea como para tirarlo a la basura. Hay buenos momentos que se sobreponen a todos estos obstáculos, como "Deaf Forever" o "Doctor Rock", dos de los clásicos del álbum. Y hay momentos que incluso se benefician de toda esta parafernalia sónica. Destacaría la fuerza metalúrgica de una "Mean Machine" absolutamente aplastante, y sobre todo el noise pseudopsicodélico y brutal de "Orgasmatron", la canción. Motivos insuficientes pero motivos para seguir adorando a la bestia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario