viernes, 22 de enero de 2016

trick or trick? #62: pasitos de bebé



David Bowie (David Bowie, 1967)

Que el primer disco que edites sea ya un punto y aparte en tu discografía dice mucho de un artista. Y no me refiero a que reinventara un género ni nada de eso. Lo que quiero decir es que si uno espera rastrear al Bowie que todos conoceríamos más tarde a través de esta obra, lo lleva claro. Aquí hay folk, música de cabaret y entreguerras y POP!, mucho pop. El pop desquiciado de Syd Barrett y de los Beach Boys. Y de los Beatles, por supuesto. Un pop cocinado con la insolencia de la juventud más desprejuiciada, lo que lo acaba haciendo un disco más intrigante que bueno. Un disco que en muchos números suena inexperto y sólo en unos pocos emotivo. No, a pesar de la maravillosa "Little Bombardier", no hay aquí casi nada del gran Bowie. Esto es una isla desierta en una discografía inigualable, y eso acaba rociándolo con unas gotas de encanto. Y eso, para lo que conoceríamos después, es demasiado poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario