lunes, 18 de abril de 2016

momentazo #280: our favourite monster

Resultado de imagen de bowie scary monsters 
 
Scary Monsters... and Super Creeps (David Bowie, 1980)




ROCK
AUTOR - art rock
 
Bowie entra en la década de los 80 magullado pero pletórico. Los arañazos recibidos tras ese enfrentamiento frontal con el arte que significó su tríada en Berlín parecen espolearlo ante los nuevos retos a los que se enfrenta. De todo este desorden surge "Scary Monsters", su disco más claro en un lustro. Una obra no exenta de crudeza que coquetea con la comercialidad sin perder un ápice del filo que había hecho del Camaleón el artista definitivo acreedor de toda la admiración del mundo.


Una obra que no te va a entrar tan fácil como te han dicho, pero que va a acabar convirtiéndose en una de las buenas de Bowie. Un disco que pretendía ser liviano, o eso queríamos, y acaba restallando eterno en su profundidad

La verdad es que el fan llevaba años pidiendo a gritos un disco como este. Un disco en el que Robert Fripp y Carlos Alomar vuelven a herirnos con la iconoclastia de sus guitarras. Un disco que contiene una joya pop de brillo raro y eterno como "Ashes to Ashes". Uno en el que incluso se atreve a meter a una tía recitando en japonés. Un álbum en el que todo esto funciona, incluso lo último. Una obra que no te va a entrar tan fácil como te han dicho, pero que va a acabar convirtiéndose en una de las buenas de Bowie. Un disco que pretendía ser liviano, o eso queríamos, y acaba restallando eterno en su profundidad.


Así ha sido siempre el Duque. Difícil de domar, imposible de encasillar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario