lunes, 25 de abril de 2016

momentazo #282: al borde de la vida



Near Life Experience (Come, 1996)

El tercer disco de Come es el mejor, su obra cumbre. Porque encapsula en algo más de media hora el espíritu ardoroso de la banda. Esa tensión bullente y nunca resuelta, ese juego de guitarras zurciendo pespuntes y arabescos infinitos, el carraspeo venenoso de la Zedek, la desolación que se les escapa en cuanto levantan el pie del acelerador. Todas las señas de identidad de un grupo con personalidad que ha sido salvajemente ninguneado.

"Hurricane" impacta con brutalidad para demoler nuestras defensas y que se cuele el lirismo deslavazado y poderosísimo de "Weak As the Moon". "Secret Number", el single de presentación, no rebaja el tono y "Bitten" es lo que anuncia, una fiera peligrosa que muerde y araña. "Shoot Me First", cantada por Brokaw, es puro Sonic Youth. "Walk On's" es una medianía con una cierta gracia, mientras que "Half Life" contiene la dosis de rabia necesaria para enfrentarnos a la dulzura del cierre con una "Sloe-Eyed" atípica y deliciosa.

Curiosamente, la obra magna de Come surgió tras el abandono de la base rítmica habitual del grupo. En el disco, bajos y baterías fueron tocados por multitud de manos, lo que no ha dañado la coherencia de su sonido sino que más bien les añadió una potencia masiva. La pareja O'Brien-Johnson marcaron a fuego el sonido del grupo, por eso da algo de pena que no estén en su momento de mayor gloria. Y que además no se les eche de menos. Cosa que tampoco extraña. Zedek y Brokaw eran el alma del grupo, su motor en todos los aspectos. Y aquí demuestran su grandeza en toda su extensión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario