jueves, 19 de mayo de 2016

la interzona #72: fiesta pagana



First Utterance (Comus, 1971)

Comus son el epítome del malditismo. Sólo dos discos antes de su disolución (uno más en 2012) y toda una leyenda a sus espaldas. Formados en el condado de Kent por Roger Wooton y Glenn Goring son ese grupo de culto que, sin arrastrar hordas de seguidores, sí que puede decir que cuenta con un pequeño ejército de obsesos de su música y todo el aura que les rodea.

Su nombre ya deja bastante claro a qué juegan. Basado en una obra de John Milton, también puede referirse al dios griego de la alegría y la festividad, asociado al caos y la anarquía. Nada que sorprenda en su festín de psych-folk con volutas de metal acústico. Un estilo en las antípodas de lo cómodo. Un choque perpetuo entre la belleza y el instinto. El "plat du jour" para gourmets de diverso pelaje que habitan el terreno de lo innombrable. David Tibet (Current 93) sería uno de ellos y David Bowie llegó a llevárselos de gira cuando empezaba. Sin duda son motivos para acercar la oreja.

"First Utterance" es su primer disco y el más celebrado. En él juegan a celebrar el paganismo en tonadas histriónicas más viscerales que hermosas. No esperen a un grupo adorable aquí. Comus retuercen la idea del folk de bandas mayores como The Incredible String Band para ofrecer su progenie. Una camada, que como la criatura que ilustra su maravillosa carátula, se retuerce de dolor en un espasmo antinatural y petrificado. Wooton y Goring diseñaron una carpeta doble perfecta para el contenido del álbum. Con ella parecen buscar el impacto frontal, un sobrecogimiento que se refrenda en una música tan brutal como incomprendida. Por mí el primero, lo sé. Demasiado ardor, demasiados elfos, demasiada flauta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario