lunes, 13 de junio de 2016

momentazo #293: verde que te quiero verde



Green (R.E.M., 1988)

"Green", el comienzo de la madurez dorada de R.E.M., su asalto a los cielos, un disco preñado de una evanescencia materializada en tonadas acústicas de corte zeppeliniano y extraño, y también dotado de una potencia pop que sólo puede venir de la seguridad que da la experiencia. Para su sexto disco los de Athens ficharon por una multinacional tan potente como Warner y se tomaron en serio el reto, vaya que sí. Con "Green" armaron un disco sólido que bebía del pasado para crear una nueva mitología en los minutos previos a su conquista del mundo.

En "Green" encontramos toneladas de energía pop-rock en canciones infecciosas y furiosas como "Pop Song 89", "Get Up", "Turn You Inside Out" o esa gloriosa "Stand" que podría pasar por segunda parte (más relajada eso sí) de "It's the End of the World...". También temas acústicos enrevesados y frondosos con ese punto de misterio que los hace duraderos, entre el Jimmy Page más bucólico y el Syd Barrett más desquiciado. "You Are the Everything", "The Wrong Child" o "Hairshirt" están entre lo más personal que hayan grabado nunca Michael Stipe y los suyos. Es cierto que no son temas redondos, no como las cimas del álbum, las cuales beben claramente de la oscuridad tintineante de "Document" (1987). "World Leader Pretend" y "Orange Crush" son dos clásicos impolutos, herederos de "Welcome to the Occupation" y "The One I Love" respectivamente, relucientes y heridos como cualquiera de sus mejores temas. Por su parte "I Remember California" cierra en los créditos con la profundidad abisal de ese memorable "Oddfellows 151" del disco anterior. Digo en los créditos porque como sorpresa se guardan una pista extra sin título que redondea un disco excelente.



Un disco excelente que parece pecar de un exceso de deudas. Unas deudas que no me gustaría exagerar. "Green" acaba teniendo una personalidad fascinante que lo sitúan entre los grandes trabajos de la banda. Ese rosario de clásicos imperecederos a los que regresar una y otra vez. Por aquel entonces no lo sabían pero este disco representa los prolegómenos de un éxito que ya fue patente aquí pero que reventaría sin tapujos en esa brutalidad de ventas que se llamaría "Out of Time". Esa historia comenzaría en unos años. Aquí todavía podemos encontrar la esencia de unos R.E.M. enamorados de una forma de hacer sincera y única. Siempre lo han sido pero hasta este disco más que nunca, inimitables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario