miércoles, 13 de julio de 2016

momentazo #298: mamando el blues



Safe As Milk (Captain Beefheart & His Magic Band, 1967)

En su prodigioso debut, Don Van Vliet se empecina en mostrar al mundo su versión del rhythm & blues y lo hace sin intermediarios. Para ello bebe directamente de la fuente. Nada de Animals, ni Cream, ni The Who. Se deja envenenar por Howlin' Wolf y Muddy Waters para regurgitar esta cosa mucho más rugosa, ruda y crujiente que lo que se venía haciendo por las islas británicas al fusionar el blues y el rock.

"Safe As Milk" es el extraño título de una obra extraña. Bizarra pero directa y clara. Sobre todo al compararla con inventos futuros del Capitán y sus huestes. Aquí se permite el lujo de encandilar con ritmos potentes y vertiginosos como en las fundacionales "Zig Zag Wanderer" y "Electricity", e incluso tontear con maravillas casi pop 50s como "I'm Glad". Sería la única vez y por eso este puede ser el disco más querido de Van Vliet. Por mantener un hálito de cordura en medio de un vértigo psicótico incipiente y tímido pero muy revelador.


Sí, aún siendo fanático de obras posteriores como "Trout Mask Replica" (1969) o "Lick My Decals Off Baby" (1970), reconozco que esta es la que más me hace disfrutar. Duración más que ajustada y canciones vibrantes y directas con su puntito bizarro pero sin llegar al dadaísmo de las obras mencionadas. Por todo esto puede que "Safe As Milk" sea la mejor obra de nuestro ínclito amigo. Y si no es la mejor sí que es la que recomendaría para entrar en su mundo. Un mundo muy poco recomendable, eso también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario