miércoles, 31 de agosto de 2016

momentazo #318: catacumbas engalanadas



Hole (Apple Mosaic, 1988)


Apple Mosaic permanece como una curiosidad que nadie recuerda ya. La poca información que hay en la red sobre el grupo se centra en destacar que por él pasó Ian Dench, que posteriormente sería guitarrista de EMF. Con estas pistas poco podemos sacar en claro, máxime si tratamos de imaginar su sonido basándonos en el de los creadores de "Unbelievable". No, Apple Mosaic fue otra cosa.


Y lo que fue tengo que construirlo exclusivamente con lo que me dice este disco que según parece es el único LP que publicara la banda. Una banda que suena británica hasta el tuétano y practica un pop abierto y florido que parece en sintonía con toda esa movida del C-86. Pop sesentero, algo de psicodelia, rock y una pizquita de teatralidad a lo The Doors ("Don't Weep at My Window") para un disco muy válido que aumenta su valor por su condición de rareza. Así de esnobs y exclusivos somos algunos, aunque no me voy a pasar de listo. Sobre todo cuando su adquisición obedeció a la casualidad y la ignorancia más supinas. Sólo mencionar la coincidencia entre el título del disco y el nombre del grupo de una tal Courtney Love. Aten cabos y comprenderán por qué este disco merece un lugar especial en mi estantería y por qué no debería haberlo comprado jamás.

la interzona #88: bajo el asfalto



Subterranean Jungle (Ramones, 1983)

Resultado de imagen de subterranean jungleMarky estaba medio fuera del grupo, de ahí que aparezca en la portada mirando por la ventana del vagón como apartado del resto. El motivo: sus problemas con el alcohol. Dee Dee se ponía hasta arriba de coca por la época pero supongo que ser miembro fundador otorga una serie de privilegios. Este era el marco en el que se gestó el séptimo trabajo del grupo. Muy poco alentador y en línea con un resultado pobre si bien todavía lleno de personalidad.

La prueba del acomodo o el agotamiento en la banda está en que realizan nada menos que tres versiones en este álbum, redoblando la costumbre que iniciaron en sus primeros discos y que habían aparcado en el anterior. Otro motivo de alarma está en el riff que vertebra "Somebody Like Me", directamente escamoteado de su "Blizkrieg Bop". Por otra parte logran darle la vuelta a la estafa y fabrican un temazo a pesar de todo. En general en este disco viran hacia el sonido duro de sus orígenes, apartándose del pop. Se atreven hasta con un clásico del soul psicodélico como "Time Has Come Today" de los Chambers Brothers. Con éxito, la verdad.



En definitiva parece que aquí los Ramones van más a piñón fijo que nunca. Una estrategia que les valió en el disco anterior pero que en este parece que ya no nos la creemos. Y a pesar de eso siguen manteniéndose en primera linea porque su capacidad para la melodía permanece casi intacta. Algo más meritorio si cabe si tenemos en cuenta que Joey no aportó demasiadas ideas en un disco acaparado por los gustos metálicos de Johnny y la rabia de Dee Dee. Johnny aportó su visión de vuelta a las raíces al sonido del álbum y Dee Dee fue el que compuso la mayoría de los temas. Claro, luego llega Green Day y te versiona "Outsider", que es un compendio completo de la escasa personalidad de esta banda, y te quedas calladito y sin protestar. Es que lo estaban pidiendo a gritos.

lunes, 29 de agosto de 2016

momentazo #317: ... con los angelitos



Pleasant Dreams (Ramones, 1981)

Resultado de imagen de ramones pleasantLo presentan maravillosamente con un arranque que casi iguala los de sus primeros tiempos. Se mantienen hasta "You Sound Like You're Sick", un trago de pop playero en toda regla. En "It's Not My Place" ya empiezan a flaquear aunque se aferran con las uñas a la calidad al igual que en "She's a Sensation". Vuelven a descollar en la estupenda "7-11" y la solvente "You Didn't Mean Anything to Me". "Come on Now" mantiene el tipo aunque suene a truco usado mil veces. Más pop adhesivo con palmas en "This Business Is Killing Me", y final con "Sitting in My Room" de la que hay poco que decir. Disco eficaz que deja la sensación amarga de que podía haber sido más. Empieza como un clásico instantáneo con los 4 primeros temas y luego se va acomodando. Está claro que a estas alturas los Ramones tenían la fórmula y pensaban explotarla, lo cual no importa cuando te sale un disco más que bueno.

viernes, 26 de agosto de 2016

momentazo #316: estampados contra el muro de sonido



End of the Century (Ramones, 1980)

Resultado de imagen de end of the centuryLlegamos a un punto problemático en la carrera de los Ramones. Su quinto disco de estudio es un asunto peliagudo. Fue un intento descarado de dulcificar su sonido y virar hacia el pop en busca de un éxito comercial que no llegó del todo, aunque sea su álbum más vendido. Para lograrlo se aliaron nada más y nada menos que con Phil Spector para que les produjera el disco. Como casi siempre la polémica acompaña a todo lo que rodea al creador del muro de sonido. Una polémica algo injusta, creo yo. Pasa aquí y pasa con algunas de sus producciones, "Death of a Ladies' Man" (Leonard Cohen, 1977) sin ir más lejos. Dos discos a los que el tiempo ha acabado dándoles el valor que se les negó desde el primer día.

Para empezar, "End of the Century" es una anomalía en el catálogo de los de Queens. Una deliciosa anomalía que no se parece a nada que hayan hecho. Eso es muy bueno porque con el tiempo hemos podido apreciar su hermoso plumaje. No es que el patito feo se haya convertido en cisne, no exageremos, pero sí que me parece delicioso poder disfrutar de la sensibilidad en estado puro del grupo. O al menos de la de Joey, que en esa preciosidad que es "Baby I Love You" nos impresiona con su entrega acariciante. Quiero creer que los Ramones también son eso. ¿Acaso nos quejamos cuando nos soltaron cosas como "I Wanna Be Your Boyfriend" o "Here Today, Gone Tomorrow"? Pues la versión de las Ronettes no es más que la consecuencia lógica, nada más. Un detallito sin importancia que tampoco hacía falta repetir pero que está muy bien que exista.

Como también los temas potentes, que los hay. "Chinese Rock", "Let's Go", "This Ain't Havana" o "All the Way" mantienen el pulso eléctrico y aunque al principio me parecía que "Do You Remember Rock 'n' Roll Radio" o "Rock 'n' Roll High School" estaban domesticadas y faltas de fuerza, con el tiempo reconozco que me encantan con ese roll capaz de transportarme a otro tiempo.


"End of the Century" no puede reclamar el podio en la discografía de nuestros amigos pero sí que llega sin esfuerzo al notable. No sé si las leyendas serán ciertas, si el grupo fue retenido a punta de pistola por el loco de Spector, si en "Baby I Love You" es verdad que no tocó ningún Ramone (salvo Joey, claro), bueno esto sí me lo creo, si Johnny tuvo que repetir la entrada de "Rock 'n' Roll High School" cientos de veces durante varias horas, esto también me parece plausible. En cualquier caso el producto es más que decente. El resultado de la colisión de dos muros de sonido tan emparentados y tan irreconciliables a la vez. Una colisión que se salda con un resultado incierto al que le veo mucho más de éxito que de fracaso. Sí, me gusta este disco con toda su tontería.