jueves, 4 de agosto de 2016

momentazo #305: empieza el partido



The Bends (Radiohead, 1995)

Resultado de imagen de the bendsLa mayoría de edad de Radiohead está llena de momentos mágicos y melindrosos, eso ya lo sabemos. Y este disco supuso el verdadero paso adelante después del dubitativo "Pablo Honey" (1993) y la no del todo acertada colección que lo precedió en forma de EP, "My Iron Lung" (1994).

El tremendo crecimiento que muestra este disco queda un poco infravalorado por la edición un par de años después de esa barbaridad que fue "OK Computer" (1997) pero el fan atento siempre ha sabido que el origen estaba aquí, en esta colección de canciones de corte íntimo y futurista. "The Bends" es todo un anuncio, una revelación, la entrega al sentimiento puro, eso sí, sin filtro. Puro azúcar que deleita y daña por igual. Hay que tener especial cuidado con los que se podrían colar como los puntos álgidos del álbum. "The Bends", "Fake Plastic Trees", "(Nice Dream)", "Black Star" e incluso "Sulk" pueden parecer imbatibles con toda su hermosísima ingravidez, y no hay duda de que son las que han materializado el aura del disco. Sin embargo no las veo como sus puntos más fuertes. A cambio me quedo con la sinceridad de "High And Dry", "Just", "My Iron Lung" o "Street Spirit". Todo esto es perfectamente discutible pero esa es mi jerarquía.


"The Bends" es querido, siempre lo ha sido y siempre lo será. Es uno de los favoritos de la afición y creo que se lo merece. Porque consigue vencer toda mi oposición en cuanto suena. Porque tiene un equilibrio único entre la tralla eléctrica y el ensueño pop. Porque sigue meciéndonos en nuestro sueño con absoluta modestia a pesar de la grandiosidad de moai que proclama su poco agraciada portada. Razones de peso que contrarrestan su ampulosidad y que lo hacen triunfar a su modo. Y eso que parecía tonto cuando lo compramos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario