jueves, 18 de agosto de 2016

momentazo #312: parece fácil



Jack Takes the Floor (Ramblin' Jack Elliott, 1958)

Resultado de imagen de jack takes the floor¿Qué tiene de especial Ramblin' Jack Elliott? Nada. Compañero y aprendiz de Woody Guthrie, calca el estilo del maestro en sus interpretaciones canónicas, sencillas, sin aspavientos. Todo un ejemplo y un espejo para un principiante Bob Dylan que saqueó de lo lindo de sus talking blues y su fingerpicking.

Este "Jack Takes the Floor" parece ser su tercer o cuarto disco, dependiendo de la fuente, y no es ni mejor ni peor que otros. Un ejemplo perfecto para aprender sobre el estilo adusto, sereno y claro de uno de los padres del folk norteamericano. Uno de los menos conocidos quizás, y uno nada impresionante, la verdad. Con su voz nasal nos cuenta historias que puede que conozcamos pero lo hace como si fueran nuevas, con entusiasmo y el espíritu didáctico que movía a todos estos folksingers. Esto puede parecer aburrido, y el hecho de introducir la mayoría de los temas con las aclaraciones pertinentes sobre su origen o su significado no ayuda a desechar esta idea. Y sin embargo estamos ante una obra muy disfrutable donde el cantautor se nos revela cálido y entregado pero también juguetón y en definitiva sincero.

El "errante" Jack Elliott no es amigo de barroquismos. Comparte esa responsabilidad no siempre bien entendida de Guthrie y Seeger pero también el derecho a sonar insustancial y jocoso del primero. Quizás ese sea el secreto de su longevidad artística. Empezó dándole la mano a Dylan y tuvo que ver como su alumno lo superaba pronto. Él se mantuvo en su papel de trovador, de intérprete incansable. También necesitamos de esos, aunque como digo este Mr. Elliott no tenga nada de especial. Absolutamente nada. Ni falta que le hace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario