lunes, 12 de septiembre de 2016

momentazo #323: neo punk



Mondo Bizarro (Ramones, 1992)

Resultado de imagen de mondo bizarro"Mondo Bizarro" nos devolvió a los Ramones que siempre habíamos amado. Y lo hizo porque en cierta forma supuso una evolución, si es que esta palabra tiene sentido con los neoyorquinos. Ed Stasium vuelve a meter la mano en la producción y el resultado es tan brillante que empuja hacia arriba unas canciones que en su mayoría tampoco tienen tanto de especial. El sonido es tan potente y brillante que desarma a cualquiera desde el segundo cero.

Y en cuanto a la evolución que mencionaba está en varios puntos. La forma de atacar las melodías vocales por parte de Joey me parece que gana en complejidad. Los riffs de guitarra son de los mejores que se les recuerdan en años. Y la batería está sensacionalmente tocada y mejor grabada. Los Ramones suenan profesionales, sí, y lejos de ser una tara para su autenticidad y su encantador primitivismo, resulta todo un triunfo.

Por lo demás habría que destacar que Dee Dee dejaba el grupo como se venía anunciando en el disco anterior. CJ Ramone lo sustituye. Aún así su presencia sigue ahí, ya que compone tres temazos. "Poison Heart", su nuevo himno y una de las mejores canciones de la historia del grupo, "Strength to Endure" que también fue single y "Main Man", dura y seca como en los mejores tiempos. No fue este un favor filantrópico por parte del bajista, sino más bien un pago a cambio de que el grupo lo sacara de la cárcel por temas relacionados con su adicción.


Por tanto es este un disco con el que regocijarse con el buen hacer de una banda que se había ganado un lugar en nuestros corazones para siempre. Daba un poco igual lo que hicieran, siempre iba a estar bien, pero siendo imparciales hay que admitir que llevaban bastantes años ya sin convencer salvo por pequeños conatos de genio que les permitía soltar algún que otro temazo de vez en cuando. Aquí por fin suenan sólidos y enfocados en un disco que puede no tener la flama maravillosa de sus comienzos pero que encandila por su potencia, su acierto absoluto con el pop y porque Joey canta como nunca. La prueba está en todas partes en este álbum. Fíjense sin ir más lejos en "Poison Heart" o ese "Take It As It Comes" de los Doors. Se lo merienda sin más. Uno de los muchos motivos por los que merece la pena pagar por un disco de los Ramones. Otra vez. Por fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario