domingo, 2 de octubre de 2016

jurado popular #5: la bruma



Schoolyard Ghosts (No-Man, 2008)

Resultado de imagen de no-man schoolyard ghosts 
 El último disco hasta la fecha del "grupo británico más importante desde The Smiths" (Melody Maker dixit), es un festín de post-rock, minimalismo y jazz. Todo con un corazón progresivo palpitante que se sobrepone a unas constantes vitales al mínimo y a un ritmo de lentitud morosa y solemne. Brrrrr, ¡qué frío!





"Yo no me voy a extender porque no hace falta: es perfecto y punto. Una de las razones por las que Steven Wilson es y será recordado como uno de los mejores músicos del siglo. 500000/10" (El Martillo de los Dioses)





"Bueno, pues después de darle un par de vueltas al disco creo que ya tengo una ligera impresión formada. A grandes rasgos me gusta el disco pero sinceramente no me entusiasma; quizás para mi gusto le falta algo de garra; si bien es cierto que en la cadencia dentro de muchos temas se van sucediendo valles y picos, creo que en esta aventura para mi gusto a Steven Wilson le falta forzar un poco la máquina en cuanto a distorsiones se refiere, algo que para mí hace de forma magistral en otros proyectos como Porcupine Tree.

Aquí le veo excesivamente "depre" y orquestral, como por ejemplo en truenorth. Si bien es cierto que en alguna canción estira algunas distorsiones, como mixtaped, se queda uno con ganas de un par de minutos de distorsión cañera. Para mi gusto hay demasiada prosa. Buen disco para tarde de domingo.

Le pongo un 6/10." (Lord of Riff)



"Para mí la esencia del álbum se concentra en "Truenorth", un ejemplo modélico de lo progresivo. Una canción que es capaz de estremecerme en algunos pasajes orquestales y de provocarme el bostezo más profundo. Un resumen perfecto del disco, contradictorio, con cosas que me recuerdan los musicales que tan poco me gustan, con un estilo comatoso que va conmigo pero que aquí no me engancha. Y con cosas buenas, también. Ese chelo en "Beautiful Things You Should Know", el soniquete de piano que irrumpe a mitad de la primera copla, la violencia desmedida de "Pigeon Drummer", aunque no pegue ni con cola, o la narcotizante electricidad temblorosa de "Mixtaped". Unas pocas cosas que quedan ahogadas por la obsesión del cantante de estrujarse el corazón con las dos manos. No es que me entusiasme el disco pero tampoco me molesta haberlo conocido. Gracias moderadas, Dios Dorado. 5/10." (La Ranra)


"Yo he venido escuchandolo en el coche del dios del jevi, instrumentalmente me mola, (amen de un solo bandurria muy "mío"), pero el cantante me resulta un poco cansino. Le pongo un 6,5/10 , le pondría más si el cantante no fuese tan "cristalino". Instrumentalmente me parece bastante interesante." (Barbanegra)


"Empezaré por la puntuación, le doy un 5/10. Para mí el disco ni está bien ni está mal, creo que intenta crear un ambiente, atmósfera que realmente no consigue, estando más cerca de un musical de Broadway o de una peli de Disney. Cierto es que en algunos momentos del disco, pero por poco espacio de tiempo, llega a alcanzar esa atmósfera en que intenta sumergirnos No-Man, una cierta melancolía alegre, pero que para mi gusto es demasiado fría, le falta vida y sentimiento verdadero al disco, es arte por el arte." (Mr. Noise)

No hay comentarios:

Publicar un comentario