lunes, 7 de noviembre de 2016

supertrax #119: sobrevivir al amor



Increíble cómo Raül Fernandez Miró desgrana "Les soldats perdus", la prueba irrefutable de que el cómo importa casi más que el qué. Si no no me cuadra que una melodía tan sumamente sencilla pueda atravesarme por completo, cosa que, de una forma u otra, consigue. Impregnada en una música maravillosa y en el aroma sutil de las palabras sinceras y humildes. Las que esta vez sirven para rememorar la batallita, la herida, el amor y hasta el hastío.


"La comitiva dice sentirse adherida, 
a la suciedad. 
Y a un camarada se le ha infectado una herida,
en la comprensión. 
Cuentan los años y no se sienten extraños, 
ni tampoco bien. 
Duermen la siesta casi en señal de protesta, 
y no sueñan nada después. 
Fingen el odio cuando les piden respuesta 
a su ineptitud. 
Ya no se lavan, aún llevan sangre en la cara, 
e inexpresión. 
Siguen con vida porque se sienten cansados, 
y no están de humor para más."

No hay comentarios:

Publicar un comentario