jueves, 15 de diciembre de 2016

momentazo #344: góspel de abadía nórdica



I Want to See the Bright Lights Tonight (Richard and Linda Thompson, 1974)

Resultado de imagen de richard bright lightsEl primero de los seis discos que el dúo folky publicara se envuelve en el más absoluto misterio. No hay más que teclearlo en cualquier buscador de internet para descubrir que se dice bien poco sobre él. Las circunstancias que motivan este enigma se me antojan variadas. No voy a tratar de dar una explicación seria al hecho. Simplemente señalaré que su sonido, sus canciones no invitan a la popularidad. Es un sonido vidrioso, una sensación sucia y oscura como la portada. ¿Es eso sangre? Podría serlo perfectamente. Lo de dentro también. No es un disco de folk al uso. Tampoco de rock. Es, más bien, un disco para sumergirse en las brumas de esa Escocia oculta y esa Inglaterra perdida. Las que no aparecen en los mapas ni en los catálogos de las agencias de viajes. Y para conjurar el páramo se vale de sonoridades antiguas y eléctricas y de letras amargas y desencantadas. Como el gospel de abadía nórdica que es "The Calvary Cross" sin ir más lejos. O esos versos de los que el disco está plagado:

- La Condena:
"Now you can make believe on your tin whistle
And you can be my broom-boy
Scrub me ‘till I shine in the dark
I’ll be your light ‘till doomsday
Oh it’s a black cat cross your path
And why don't you follow
My claw’s in you and my lights in you
This is your first day of sorrow" ("The Calvary Cross")

- La desesperanza extrema:
"This cruel country has driven me down
Teased me and lied, teased me and lied
I’ve only sad stories to tell to this town
My dreams have withered and died" ("Withered and Died")

- El triste olvido. Ni la borrachera te salvará:
"See the boys out walking
The boys, they look so fine
Dressed up in green velvet
Their silver buckles shine
Soon they’ll be bleary eyed
Under a keg of wine
Down where the drunkards roll
Down where the drunkards roll" ("Down Where the Drunkards Roll")

- La histeria patética:
"A man, he’s like a briar
He covers himself with thorns
He laughs like a clown when his fortune’s down
And his clothes are ragged and torn" ("We Sing Hallelujah")

- El final de un sueño que aún no ha nacido:
"I feel for you, you little horror
Safe at your mother’s breast
No lucky break for you around the corner
‘Cos your father is a bully
And he thinks that you’re a pest
And your sister, she’s no better than a whore" ("The End of the Rainbow")


Musicalmente el disco se sostiene y cobra forma con las interpretaciones de Richard, aunque son dos temas cantados por Linda los que destacan y se clavan en tu corazón. Me refiero a "Withered and Died" con esa desilusión tan empática que duele, y "The Great Valerio", solemne y enigmático final en la que su voz suena como la de una Nico salida de algún bosque antiguo.

A pesar de los pesares, este disco impenetrable se niega a hundirse. Eso es lo que transmite el contagio pop de Linda cantando "I want to see the bright lights tonight". Su matrimonio se deshizo amargamente en 1982. Y aún así, al volver a esta obra esencial, volvemos a tener fe en la raza humana, en los acróbatas del amor. ¿No es esto un misterio?

No hay comentarios:

Publicar un comentario