martes, 31 de enero de 2017

momentazo #362: paganismo o muerte



Heathen (David Bowie, 2002)

POP / ROCK
AUTOR

Resultado de imagen de bowie heathenEl mejor Bowie de la primera década del 2000 podría no tener a priori nada de impresionante. Más si lo comparamos con sus viejos oropeles. Tan inalcanzables que puede que hagan injusta a la vez que innecesaria tanta comparación. E inevitable, claro. En "Heathen" el consenso establece que estamos ante el mejor Bowie posible en la entrada del nuevo milenio. Dadas las circunstancias. Y al final esto resulta ser mucho, no sé si tanto como cuentan, pero mucho.

El golpe maestro se encuentra, todo el mundo lo vocea a los cuatro vientos, en esa maravillosa "Slow Burn", aunque la que golpee primero sea esa prodigiosa "Slip Away" con la que consigue transportarnos a los tiempos gloriosos de "Life on Mars". Por fin, nuestro alienígena favorito vuelve a poner la voz en primer plano para asestar un golpe definitivo a base de dramatismo y seda a lo Broadway. Hacía milenios que no sonaba tan imperial, tan doliente y tan importante. Y lo de "Slow Burn" es lo que todo el mundo dice: de traca. Esta vez todos los rumores son ciertos. Electricidad y pasión en una, otra, interpretación gloriosa del camaleón encima de otra de esas guitarras que lo han hecho tan grande.


Esos dos serían los momentos más destacados de un disco que no puede explicarse en dos canciones. Un disco que es mucho más, uno de esos que entra poco a poco, de los que tienen un sonido especial donde todo parece estar medido y a la vez fluye con una libertad que enamora. En "Heathen" Bowie se desparrama como hacía tiempo que no lo hacía. Según algunos desde "Scary Monsters" (1980) no hacía algo tan bueno. No creo que exageren, aunque también me guste "Let's Dance" (1983), sí soy uno de esos. La evidencia es contundente y afirma que el disco número 23 de David Bowie está muy bien construido y vuelve a mostrárnoslo como un creador vital e importante si no imprescindible. Algo que muchos habíamos olvidado. Él el primero.

domingo, 29 de enero de 2017

jurado popular #22: (casi) como los viejos tiempos



Stone Rollin' (Raphael Saadiq, 2011)

Resultado de imagen de raphael saadiq stone 
"A mí me sorprendió mucho. Disco con mucha garra, sí es verdad que hasta Stone Rolling, muy alegre, lleno de buenos ritmos, r&b, rock N roll... La segunda parte del.disco se acerca más al soul. En definitiva, un muy buen disco que te deja muy buen sabor de boca, te levanta el ánimo y a mí me dan ganas de volver a escuchar. 8/10." (Mr Noise)





"Pura seda negra. Elegante y con nervio, sobre todo en el tramo inicial. Su voz puede no ser arrolladora, pero tiene una personalidad tremenda. Ya digo que hasta "Stone Rollin'", la canción, impresiona. Luego me parece que se diluye un poco en el barroquismo. Si tuviera que elegir una copla, me quedaría con el rock 'n' roll a tumba abierta de "Radio".

Un personajazo este tío, aunque no acabe de comulgar con todo este toque vintage con el que viste su propuesta. Tanto en música como en imagen, envoltorio y videos musicales. Todo este viaje al pasado me parece un poco artificial. Lo retro por lo retro siempre me resultará sospechoso, aunque aquí mucho menos que con otros, eso sí. El tío encima toca la guitarra y así se le perdona casi todo. 7/10" (La Ranra)




"Es un disco que suena a clásico todo el tiempo. Muy ameno y divertido, aunque si es verdad que a partir de Stone Rollin' se diluye un poco el conjunto y pierde fuelle de cara a la parte final. Sin duda me quedo con la primera mitad con esos 5 temas cargados de blues, sobre todo la imponente "Radio", sin duda el mejor tema del disco. 7/10" (Barbanegra)

domingo, 22 de enero de 2017

jurado popular #21: ¡todo se reduce a que os den!



Trap Mirror (Los Chikos del Maíz, 2016)

Resultado de imagen de chikos trap 

"Un EP cortito de 5 canciones (que en verdad son 4 porque una es una intro), a ver que os parece." (Barbanegra)





"El disco entra muy bien y te agarra desde el primer instante. El flow es vertiginoso y tiene una precisión quirúrgica. Todo esto está muy bien y además las referencias culturetas están por todos lados haciendo ver que estos tíos se fundamentan en cosas serias y valiosas. Los problemas, que los hay, están en que todo esto no calienta, es muy frío, y el introducir referencias tan superactuales hace que, aunque apelen a nuestra conciencia con pura fuerza bruta, también creo que lastran los temas con una fecha de caducidad muy corta. Meter a Pablo Casado, a Bertín Osborne o al Coletas en una letra no puede construir una canción que pretenda perdurar. Que a lo mejor no lo pretende, ni tiene por qué hacerlo, pero para mí el arte siempre tiene inherente ese ansia. Y cuando la música no aspira ser arte, no sé, a lo mejor no me interesa. Ahora, esto sonar, suena. Sin timidez ni medias tintas, ni medio pelo en la lengua. 6,5/10." (La Ranra)



"Son propaganda pura. Son comunistas y quieren que se note. Las letras son incendiarias, aunque este ep es mucho más comedido de lo que suelen ser. Yo no creo que sean letras que no vayan a perdurar en el tiempo porque hablen temas actuales, ya que son situaciones que se recordarán en un futuro. Como imagino que no lo sabréis, Los Pollos Hermanos es un Beef en respuesta a C. Tangana. Para mi un 8/10" (Barbanegra)



"Una pasada de EP, llevo un tiempo escuchando hip-hop, algunos de sus grupos, como Violadores del Verso, Chojin o Shotta, al que creo que le dedican la canción de pollos de hermanos, (verdad Jesús?), esta gente son muy buenos, buenas as rimas, buenos samples se me ha hecho corto, la verdad, para mí 9/10. Muy recomendable. Por cierto la intro es una pasada. Creo que me suena la peli, ¿cuál es?" (Mr. Noise) 

"No, es a c. Tangana de Agorazein, con Shotta tienen una canción juntos en el disco de la estanquera de saigon. La intro es el discurso final del negro del segundo capítulo de Black mirror " (Barbanegra)

jueves, 19 de enero de 2017

momentazo #361: matrioska gusana

Resultado de imagen de efecto lupa gusano 
El efecto lupa (El Niño Gusano, 1996)

POP
ALTERNATIVO - surrealismo noise / pop gusano


"El efecto lupa" eleva la palabra frescura a los altares. Su originalidad no es una simple boutade de temporada. Su surrealismo no se queda en lo anecdótico. Continente y contenido suman un absurdo irreverente y adictivo. "Si tuvieras que comerte, ¿por donde empezarías?", "no pesa más de un gramo... Todo lo que hago"... Palabras que no te van a dejar indiferente. A pesar de que el glosarlas aquí sea una obtusa descontextualización de lo que no tiene contexto más que en la música. En ese pop personal, extraño, psicodélico, que lo mismo bebe del noise de The Boo Radleys, del clasicismo de The Beatles o refleja la perversión de cómic de The Residents. Retazos escogidos al azar tan casuales y preciosos como las hechuras de un disco totalmente anómalo. Un disco en el que, como con las muñecas rusas, encontramos varias canciones dentro de una, sonidos y matices por descubrir a cada escucha. El mejor trabajo de los zaragozanos, la obra cumbre de Sergio Algora, es un artefacto bendecido por la "lucidez" de Syd Barrett y Brian Wilson. Un vendaval mágico y único.





martes, 17 de enero de 2017

tótem #96: la vorágine

Resultado de imagen de creedence cosmo's

Álbum: Cosmo's Factory
Artista: Creedence Clearwater Revival
Año: 1970
Productor: John Fogerty
Sello: Fantasy Records 

Cara A

  1. "Ramble Tamble" – 7:10
  2. "Before You Accuse Me" (Bo Diddley) – 3:27
  3. "Travelin' Band" – 2:10
  4. "Ooby Dooby" (Wade Moore/Dick Penner) – 2:07
  5. "Lookin' Out My Back Door" – 2:35
  6. "Run Through the Jungle" – 3:10

Cara B

  1. "Up Around the Bend" – 2:44
  2. "My Baby Left Me" (Arthur Crudup) – 2:21
  3. "Who'll Stop the Rain" – 2:30
  4. "I Heard It Through the Grapevine" (Norman Whitfield/Barrett Strong) – 11:07
  5. "Long as I Can See the Light" – 3:35
ROCK
ROCK & ROLL - swamp rock

Cinco discos en dos años. Las locuras que se hacían entonces. ¡Y qué cinco discos! Cinco álbumes impecables de blues rock entre la pradera y el pantano. De ellos este es su colofón, la obra magistral, el espejo, la joya. La crítica y el público coinciden en que después de este "Cosmo's Factory" se iniciaría el declive.

¿Y qué hace de este quinto álbum algo tan especial? En realidad no deja de ser más de lo mismo. Rock & roll a chorro, efluvios fuertes de la ciénaga, raíces, blues y soul sin refinar. ¿Entonces? Se me ocurre que el secreto está en la autoridad, en el sonido, en la convicción con la que sueltan un temazo detrás de otro. Eso, convicción suprema, es lo que escupen sin resuello joyas de electricidad casi power pop ("Up Around the Bend"), medios tiempos made in heaven ("Lookin' Out My Back Door"), ejercicios fangosos espesos y movedizos ("Ramble Tamble", "Run Through the Jungle"), cantos rockabilly vibrantes y primigenios ("Before You Accuse Me", "Travelin' Band", "Ooby Dooby", "My Baby Left Me") y baladones de rompe y rasga ("Who'll Stop the Rain", "Long As I I Can See the Light").

No quisiera olvidar, y por ello hago una mención aparte, a la enésima versión, esa demostración definitiva de que CCR fueron imperiales en este noble arte. Un arte demasiado poco valorado porque parece que cualquiera puede hacerlo. Nada más escuchar lo que le hacen a "I Heard It Through the Grapevine" con esa parte central que juega entre la epifanía y la psicodelia sientan las bases sobre cómo hay que apropiarse de una canción para no tener que devolverla jamás. No es la única versión del disco pero sí la más rotunda. Un motivo más, otro para encumbrar a "Cosmo's Factory" como uno de los mejores álbumes de la historia. Ni más ni menos.

Curiosidades

-  El nombre del disco viene del almacén donde ensayaban en sus primeros tiempos. El local fue bautizado así por el batería debido al ritmo de trabajo al que eran sometidos por parte de John Fogerty. Como el ritmo de producción de una fábrica (factory).

- El álbum no sólo fue exitoso artísticamente, no en vano es ampliamente considerado su obra maestra. También fue el disco que más arrasó en las listas y el que más vendió, lo cual es decir mucho porque el nivel de éxito del grupo siempre fue muy elevado.

- A finales de ese año, Tom, hermano mayor de John Fogerty, dejaría la banda. Las fricciones siempre habían sido una constante desde el comienzo. Ni el ritmo de trabajo que exigía el menor de los Fogerty ni su papel dominador en el grupo eran del agrado del resto. Tom se mostraba especialmente molesto y decidió abandonar tras la edición de su disco posterior, "Pendulum" (1970). El papel de manager del grupo que siempre se había arrogado John no ayudó precisamente.

- ¿Os recuerda "Travelin' Band" ligeramente a "Good Golly Miss Molly" de Little Richard? No sois los únicos. La banda tuvo que enfrentarse a una demanda por plagio en 1972. Ganó la Creedence al final.




lunes, 16 de enero de 2017

momentazo #360: el no parar



Willy & the Poor Boys (Creedence Clearwater Revival, 1969)

ROCK
ROCK & ROLL - roots rock

Resultado de imagen de willy poor boysEn el cuarto nos encontramos a una Creedence perfectamente aposentada en su trono. Disfrutando tranquilamente de sus habilidades y su arte. En el tercer álbum en el mismo año no se aprecian síntomas de agotamiento. Ahora sabemos el plan dictatorial de John Fogerty desde que abandonaron el apelativo The Golliwogs. Su obsesión por tener presencia constante en las listas impuso este ritmo de producción tan asesino. No olvidemos que además de los discos, el grupo seguía de gira constante. De aquí surgirían los primeros rifirrafes entre John y el resto del grupo, un anuncio de futuras exigencias democráticas. Por supuesto, cuando hablamos de un genio como Fogerty, la democracia se acaba traduciendo en un bajón cualitativo palpable. Nada de eso parece intuirse aún aquí.

En este disco, como venía siendo costumbre, vuelven a ofrecer dos tótems fundamentales del cancionero norteamericano. "Fortunate Son" con su propulsión soul incendiaría las listas y se convertiría en uno de los alegatos antibélicos fundamentales en plena guerra de Vietnam. El otro momento clave sería "Effigy", un ejercicio adusto y plúmbeo en el que John Fogerty volvía a poner su guitarra de punta. Sin duda uno de los temas más originales e intensos del grupo. También habría que mencionar la apertura con una pegadiza "Down on the Corner", de cuya letra sacaron el título del disco, "Cotton Fields" robada a Leadbelly con ese dulce y maravilloso estribillo o una llamativa adaptación de la tonada tradicional "The Midnight Special".


CCR seguían jugando en su liga, muy lejos de los cientos de medianías que pretendían alcanzar su sombra. Este "Willy & the Poor Boys" suponía tanto el broche perfecto para su tríada del 69 como el enganche ideal entre sus dos obras maestras. Sí, aún había más por disfrutar, y si meses antes ya se habían vaciado en ese maravilloso "Green River" (1969), todavía serían capaces de dejarnos más ojipláticos aún con su siguiente trabajo en 1970. Eso, por supuesto, será otra historia. Una maravillosa historia que no empaña el arte que los californianos derramaron aquí. Una vez más.

domingo, 15 de enero de 2017

la interzona #103: el libro de las horas


 
"Hours..." (David Bowie, 1999)

POP / ROCK
AUTOR

Resultado de imagen de hours bowie
Tan seguros estamos a estas alturas de que Bowie no es capaz de hacer algo malo, ni siquiera mediocre, como de que cada vez lo tiene más difícil para sorprender. Ni siquiera él, todopoderoso en la Torre de la Canción, es inmune al atasco artístico. Claro que siempre acaba resolviendo eso a base de elegancia, clase, oficio y una imaginación desbordante.


Así las cosas, buscar la octava maravilla en un disco de Bowie de 1999 es tarea futil. Fiscalizar su obra esperando un fiasco, también. Aquí hay lo que hay, que es lo que tiene que haber. Ni más ni menos. Atmósferas envolventes, guitarras erizantes y toneladas de finura compositiva. "Brilliant Adventure" remite gozosa a la gloria de "Low" (1977) y la dupla "What's Really Happening?" / "The Pretty Things Are Going to Hell" colea con una electricidad casi demoníaca. "Seven" por su parte es una canción sencilla y realmente bonita que se impone a su propia insustancialidad.

Esto es lo más destacado para mí de un disco preciso, inmaculado y que por supuesto no viene para arrasarnos el alma. Eso ya quedó atrás y Bowie no es de los que retroceden. Ni una micra.

sábado, 14 de enero de 2017

jurado popular #20: blues espídico



No Sleep 'Til Hammersmith (Motörhead, 1981)

Resultado de imagen de no sleep hammersmith"Aquí hay que dejarse de tonterías. Lemmy lo dejaba claro en sus conciertos: "Somos Motörhead y tocamos rock 'n' roll". Ya está, sin zarandajas ni aspavientos. Aquí está todo eso. Claro y en tu puta cara. Minimalismo y esa "única forma de sentir el ruído" que es "cuando es bueno y fuerte". Todo eso está en el disco que retrata a los mejores Motörhead de la historia. Después de escucharlo todo de ellos puedo decirlo. Hay que arrodillarse ante este directo. Como Lemmy nos enseñó. 10." (La Ranra)



"Cuando mi mujer nada más ponerle un disco me dice... 'Quítame eso que me pone de mala leche', sé que estoy ante un discazo, ella nunca se equivoca. Efectivamente, es brutal de principio a fin. Qué tralla, cómo empieza y cómo termina con uno se sus hits más conocidos. Tocan sin descanso, sin tregua, esto es lo que somos, a reventar!. Iron Horse... Me encanta, no puedo darle menos de un 9/10, y eso que es un directo, que no soy mucho de ellos, pero me he tirado toda la semana dando bocaos." (Mr. Noise)



 
"Sin escucharlo puedo sentenciar... Más jevi que una lluvia de hachas en el centro de Oslo mientras Odin invoca a satanás." (El Martillo de los Dioses)





 
"Rock duro y/o heavy primitivo podríamos llamarlo. Es super divertido de escuchar, repetitivo como sus muertos, pero super divertido. Riffs rápidos, MUY RÁPIDOS y Lemmy desatado. Un clasicazo. Asi no vale, Rafa 9/10."