martes, 10 de enero de 2017

momentazo #358: ¿quién puede querer ser un golliwog?



Creedence Clearwater Revival (Creedence Clearwater Revival, 1968)

ROCK
ROCK & ROLL - roots rock
Resultado de imagen de creedence first albumLos de John Fogerty la liaron justo cuando se cambiaron el nombre. Casualidad o no, fue cambiar ese obtuso The Golliwogs por ese glorioso (bien lo sabemos ahora) Creedence Clearwater Revival, y amasar el éxito que quizás siempre habían merecido.

Todo empezó a funcionar con "Suzie Q", a la manera de Dale Hawkins, y amplificada hasta los 8 minutos y medio. Un temazo donde John Fogerty demuestra el poder tremebundo de su guitarra y de esa garganta rajada y portentosa. El single tuvo que ser partido en dos para entrar en el siete pulgadas de rigor. Una carnicería que no permitía disfrutarla en toda su gloria. Para eso había que agenciarse el LP, algo que valía la pena a todas luces. Así, entre otras cosas, se podía disfrutar de la otra maravilla del disco. Otra versión, esta vez de Screamin' Jay Hawkins. Parece mentira cómo desde estos primeros instantes son capaces de merendarse todo un "I Put a Spell on You" y hacerlo suyo a base de rajo, electricidad y negrura. Será porque estaban más que curtidos ya o porque tenían un talento sobrehumano, la cuestión es que el sonido que destilan aquí ya es abrumador.


Curiosamente (o no) hemos destacado dos versiones como lo mejor de este estreno y dejémonos de eufemismos. Efectivamente, estos dos temas están muy por encima de los demás y se han ganado para siempre un lugar de honor dentro de su cancionero y la música popular. Dicho esto, tampoco quiero que parezca que estamos ante el típico disco de versiones de clásicos del rock 'n' roll que graba el grupo para foguearse mientras le llega la madurez para empezar a grabar sus propios temas. No critico ese enfoque. Los mismos Beatles o los Stones empezaron así y no les fue muy mal que digamos pero esto es otra cosa. Es la puesta de largo de un grupazo o mejor de un artistazo como John Fogerty, que es el que ha escrito el 99% del material propio del grupo. Aquí hay tres versiones y cinco temas propios, los cuales a pesar de lo dicho tampoco son meras comparsas. Son rugosos, eléctricos y con mucho soul. Una prueba de poder que hace a este disco más que interesante, indispensable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario