lunes, 16 de enero de 2017

momentazo #360: el no parar



Willy & the Poor Boys (Creedence Clearwater Revival, 1969)

ROCK
ROCK & ROLL - roots rock

Resultado de imagen de willy poor boysEn el cuarto nos encontramos a una Creedence perfectamente aposentada en su trono. Disfrutando tranquilamente de sus habilidades y su arte. En el tercer álbum en el mismo año no se aprecian síntomas de agotamiento. Ahora sabemos el plan dictatorial de John Fogerty desde que abandonaron el apelativo The Golliwogs. Su obsesión por tener presencia constante en las listas impuso este ritmo de producción tan asesino. No olvidemos que además de los discos, el grupo seguía de gira constante. De aquí surgirían los primeros rifirrafes entre John y el resto del grupo, un anuncio de futuras exigencias democráticas. Por supuesto, cuando hablamos de un genio como Fogerty, la democracia se acaba traduciendo en un bajón cualitativo palpable. Nada de eso parece intuirse aún aquí.

En este disco, como venía siendo costumbre, vuelven a ofrecer dos tótems fundamentales del cancionero norteamericano. "Fortunate Son" con su propulsión soul incendiaría las listas y se convertiría en uno de los alegatos antibélicos fundamentales en plena guerra de Vietnam. El otro momento clave sería "Effigy", un ejercicio adusto y plúmbeo en el que John Fogerty volvía a poner su guitarra de punta. Sin duda uno de los temas más originales e intensos del grupo. También habría que mencionar la apertura con una pegadiza "Down on the Corner", de cuya letra sacaron el título del disco, "Cotton Fields" robada a Leadbelly con ese dulce y maravilloso estribillo o una llamativa adaptación de la tonada tradicional "The Midnight Special".


CCR seguían jugando en su liga, muy lejos de los cientos de medianías que pretendían alcanzar su sombra. Este "Willy & the Poor Boys" suponía tanto el broche perfecto para su tríada del 69 como el enganche ideal entre sus dos obras maestras. Sí, aún había más por disfrutar, y si meses antes ya se habían vaciado en ese maravilloso "Green River" (1969), todavía serían capaces de dejarnos más ojipláticos aún con su siguiente trabajo en 1970. Eso, por supuesto, será otra historia. Una maravillosa historia que no empaña el arte que los californianos derramaron aquí. Una vez más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario