jueves, 2 de febrero de 2017

la interzona #104: el entierro de la sardina



Mardi Gras (Creedence Clearwater Revival, 1972)

ROCK
ROCK & ROLL / COUNTRY - roots rock


Resultado de imagen de mardi gras creedenceEl séptimo disco de la Creedence siempre será el bicho raro, la oveja negra de una de las familias más ilustres del rock. Una obra que venía con tara desde el mismo origen. Tom había dejado el grupo harto de la dictadura de su hermano. Y John, no se sabe si por venganza o por liquidar el grupo para iniciar su carrera en solitario, impuso esta vez que todos los que quedaban a bordo debían colaborar de manera igualitaria. El resultado, tres canciones por barba y una versión para dar forma a un disco correcto sin más. Lo peor de "Mardi Gras" es que no es un mal disco, no. Es simplemente un disco que deja indiferente, con sus buenos momentos y un nivel bastante aceptable. Sí, la Creedence también había caído en la rutina y la relación no tenía visos de arreglo. Nos tenían muy mal acostumbrados y esto podría estar bien para otros pero jamás para ellos.


El canto de cisne de CCR es otro ejemplo de que a veces la democracia no es lo más deseable. En el arte al menos. Lo saben Robert Smith y Jim Morrison entre muchos otros. Y creo que John Fogerty lo aprendió con este disco. Si es que no lo hizo a posta como ya he dicho. La cuestión es que los temas firmados por este son, con mucho, lo mejor del disco. Los que compusieron voluntariosamente, y parece que casi obligados, Stu Cook y Doug Clifford palidecen al lado de los del cantante. Salvaría quizás "Tearin' Up the Country" y "What Are You Gonna Do". Lo demás navega entre lo mediocre y lo bochornoso (ese "Sail Away") y no pueden alcanzar como digo a muescas notables en el revólver de Fogerty como son "Looking for a Reason", "Someday Never Comes" y "Sweet Hitch-Hiker". Claro que siendo justos admitiremos que influye el hecho de que John sólo cante en sus composiciones y en la versión de rigor, una descafeinada "Hello Mary Lou". Se negó en redondo a poner voz a los temas escritos por bajista y batería y cada uno cantó los suyos. Con eso ya parten con desventaja, aunque la verdad, no puedo culparle por ello.



"Mardi Gras" supuso el fin a una carrera frenética. El grupo se consumió en sólo cuatro años habiendo publicado siete discos. Apartando este, auténticas joyas para atesorar. No tuvieron el mejor colofón posible, cierto, pero de alguna forma había que cortar un ritmo de producción a todas luces insoportable para cualquier ser humano. John Fogerty aparte, por supuesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario