sábado, 11 de febrero de 2017

momentazo #367: ¿he visto esto antes?



Déjà Vu (Crosby, Stills, Nash & Young, 1970)

FOLK / ROCK
AUTOR - california

Resultado de imagen de deja vu crosbyLa continuación a su exitoso debut contó con alguna que otra novedad. La más destacable, sin duda, la incorporación de Neil Young como miembro de pleno derecho en la comuna de nuestros hippies favoritos. Neil ya había coincidido con Stills y con Crosby en Buffalo Springfield, por lo que su empaste con el trío fue natural y fluido.


Así las cosas se esperaba mucho del segundo álbum del grupo, ahora ya como CSNY, y como sólo a veces pasa, no defraudó en absoluto. Aquí parieron un clásico casi inmediato como ya deja bien claro su portada en sepia. Sonido clásico y epatante para un álbum que derriba mitos. Por decir uno, pisotea esa idea romántica que favorece la grabación grupal y en directo. Aquí cada uno se fue pasando por el estudio para añadir sus partes en todos los temas salvo en ese enérgico y vibrante "Woodstock". Y como digo, el resultado, lejos de resentirse, se mostró fresco y con un acabado perfecto.


Una actitud antisocial que podía venir, muy posiblemente, del hecho de que cada uno de los cuatro magníficos se encontrara enfrascado en su propia carrera en solitario. Neil Young estaba liado con su magistral "After the Gold Rush" (1970), David Crosby pergeñaba ya su joya, "If I Could Only Remember My Name" (1971), Stephen Stills se preparaba para debutar a finales de ese año con un disco a su nombre que también sería un clásico, y Graham Nash hacía lo propio con "Songs for Beginners (1971) un poco después. Todo esto da aún más valor a este "Déjà Vu" y demuestra, por la calidad del material que fabricaban, que el cuarteto estaba en la cúspide de su inspiración. Por eso parece imposible que escribieran esta ingente cantidad de composiciones para la eternidad sin síntomas de agotamiento o repetición.


No siempre el segundo disco es algo problemático. Aquí vemos que se puede entregar una obra de gran calidad a la sombra de un estreno grandioso. En este disco destaca el empaste vocal, ese coro celestial que siempre fueron. También se percibe la frescura del hálito campestre y rudo de Neil Young, con algún detalle eléctrico de los de pellizco. Por lo demás no deja de ser lo que apuntaron en su estreno. Crosby con sus temas complejos y muy arreglados, Stills y sus conatos rockeros y latinos y el tapado de Nash que como George Harrison se destapa con los temas que más enganchan. Imprescindilble esa mirada pop que encandila en una maravillosa "Our House". No sorprende que sea el disco más vendido del grupo incluyendo sus discos por separado. Será porque ofrecen lo de siempre, pero como nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario