domingo, 5 de marzo de 2017

momentazo #372: apolo negro



Voodoo (D'Angelo, 2000) 
SOUL
FUNK / R&B - neo soul

Resultado de imagen de d'angelo voodooD'Angelo a lo suyo, a derramar sus dotes supernaturales en una continuación que supera a su estreno "Brown Sugar" (1995) en todo. Si allí sonaba ya rotundo y sabio, aquí da una vuelta de tuerca definitiva para alejarse de la ortodoxia y acariciar la abstracción de un sonido negro, negrísimo, con flow, funk y toneladas de soul.

D'Angelo nunca ha tapado lo que le pone. Ni por un instante se ha sentido menos por admitir de dónde viene y creo que es la actitud más sabia cuando sabes que lo que tienes es canela fina. No siente temor alguno por tanto cuando se le salen por los poros sus amores por Jimi Hendrix, Sly Stone, Fela Kuti, Stevie Wonder y, cómo no, Prince, siempre Prince, una sombra que se alarga y hace gigantescos a temas como "Untitled (How Does It Feel)" o "Feel Like Makin' Love". Dos ejemplos de cómo el homenaje puede mutar en creatividad pura y en el sello de identidad eterno que D'Angelo se fabrica con este álbum.


Esta cara bonita del neo soul vale mucho más que su tersa musculatura. Su sensibilidad asusta e intimida y lo coloca como la gran esperanza negra de la música del cambio de siglo. Un título que no parece pesarle en absoluto. El prodigioso cantante y multinstrumentista de Virginia sabe de qué va el juego y derrama dosis generosas de jazz y funk sobre bases hip hop de un orgánico matador. Bases de las que habría que responsabilizar al gran ?uestlove, asistente y mano derecha fundamental, además de batería gustoso e imaginativo, en este álbum capital.


"Voodoo" es claramente el trabajo definitivo de D'Angelo, y eso que sus tres lanzamientos hasta la fecha se cuentan como éxitos artísticos absolutos. Aquí empezó a volar hasta cotas inimaginables estableciendo eso que alguien llamó neo soul como la "revolución" musical más excitante del cambio de siglo. El rock estaba de capa caída y el hip hop trataba de encontrarse a sí mismo perdido en ínfulas y millones. Aquí mismo es donde D'Angelo rompe la baraja y abre una nueva veta que explotar. Una veta de una riqueza inagotable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario