jueves, 23 de marzo de 2017

momentazo #380: sex is violent



Nothing's Shocking (Jane's Addiction, 1988)
ROCK
ALTERNATIVO / METAL - hard rock & funk

Resultado de imagen de nothing's shockingFlama pura, púas, ácido clorhídrico... Ese es el contenido del estreno en estudio de Jane's Addiction, una grandiosa banda con base en L.A. que se disolvería apenas dos años después dejando una leyenda de las que pasan de padres a hijos por toda la eternidad. Y dicha leyenda está basada sobre todo en sus dos discos de estudio, auténticas joyas de las que este estreno no sé si es el mejor, yo prefiero el siguiente, pero no tengo dudas de que es el más directo, el más disfrutable y quizás el que mejor refleja su sonido.


Un sonido que basan en buena medida en tormentas de feedback e histrionismo vocal directamente emparentado con Led Zeppelin pero llevado un par de pasos más allá. Sí, Perry Farrell puede ser la mezcla perfecta entre Robert Plant y Johnny Rotten, pero es que Dave Navarro parece un Jimmy Page inyectado de adrenalina. Todo esto queda reflejado a la perfección en "Ocean Size", momento clave del disco, canción en la que muestran todos sus poderes para exprimir el jugo a la electricidad y a una extralimitación vocal que no entiende de contención ni medias tintas. Y el efecto se amplifica aún más en la prodigiosa "Had a Dad" donde simplemente hacen todo el daño que es posible hacer con bajo, guitarra, batería y voz.

Momentos como los mencionados hay bastantes en el disco, aunque también está este lleno de frases de bajo de una belleza adictiva, de una batería imaginativa y 100% eficaz y alguna que otra lenta para enmarcar. De entre estas últimas destacaremos la maravillosa "Jane Says", una de mis canciones favoritas de siempre, que extrae belleza de lo acústico y de una sencillez sobrevolada siempre por lo desviado, lo alienígena, lo extraño. O esa "Summertime Rolls" que se va abriendo como una flor para estallar en miles de colores. Ese es el estilo de "Juana's Adicción", como cuando juegan con el funk-rock más crudo en el también destacable cierre (no en el vinilo original), una "Pig's in Zen" que vuelve a mostrarlos en plena forma.


"Nothing's Shocking" es un disco extraño. No deja prisioneros y se deja querer como obra especial que es para que la coloques en un pedestal bien alto. Es ardoroso, puro y espantosamente bello. Diría que es arte. Arte artificioso y mayúsculo. Un triunfo de la imaginación sobre el adocenamiento y la rutina, de esos que no nos sobran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario