sábado, 8 de abril de 2017

momentazo #383: dios, satán y el amor



1990 (Daniel Johnston, 1990)
POP
ALTERNATIVO - pop dislocado

Resultado de imagen de johnston 1990El sonido profesional no acaba de ir bien con Daniel Johnston. Su talento siempre ha paseado al borde del colapso mental. Sus obsesiones y sus anhelos siempre me han parecido que iban de la mano de sus miedos más profundos. Todo este ambiente, no sé porqué, no acaba de casar con lo pulido y lo profesional. Que tampoco es que este disco tenga mucho de esto último, también es verdad.


"1990" puede considerarse su primer intento serio de hacer un disco más o menos ortodoxo, cosa que no consigue, por supuesto. Al final, por su incapacidad para centrarse, no pudo completar la idea de grabar todo en el estudio y hubo que tirar de momentos en directo y grabaciones caseras, con el sonido impuro de siempre, volviendo a llenar otro disco de suciedad e inmundicia, deliciosa inmundicia. Una mugre que no oculta el hilo conductor de una obra que tira de la santísima trinidad johnstoniana como ninguna otra. Dios, Satán y el Amor (no correspondido) vuelven a vertebrar el argumentario del californiano con más claridad que nunca.

Puede considerarse su primer intento serio de hacer un disco más o menos ortodoxo, cosa que no consigue, por supuesto.

Así su pop dislocado se tiñe de blues, country y cantos de iglesia para acabar dando sentido a un caos que parece más controlado esta vez. "Devil Town", "Some Things Last a Long Time", "Held the Hand" o "True Love Will Find You in the End" son prodigiosas y se benefician de una producción en la que oímos la voz de Johnston clara por fin pero en la distancia, añadiendo un toque onírico que aumenta el misterio y la angustia de unas letras fabulosas, entre el anhelo, el miedo y la redención. Un gran disco para un artista que no sabe hacerlos. Él siempre ha sido y será más de miniaturas, grandiosas miniaturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario