jueves, 15 de junio de 2017

la interzona #126: joyitas en la trastienda



EPs (Robert Wyatt, 1999)
JAZZ / ROCK
PROGRESIVO
Resultado de imagen de eps wyatt
Colección de 5 eps del de Bristol que como me imaginaba es nutritiva pero también desquiciante. A ratos puede resultar reveladora, pero hay que ir con mucho cuidado para no perder la paciencia.


El primer disco, "Bits", está bastante bien, con canciones interesantes y una estupenda toma en directo que saldría posteriormente en su famoso "Theatre Royal Drury Lane 8th September 1974" (2005). El segundo lo titula "Pieces" y es lo mejor de la colección. Destaca una maravillosa "Shipbuilding", escrita por Elvis Costello y un elenco en el que predomina el tono jazzístico sobre todas las cosas. Mucha clase, que queda algo desdibujada en la siguiente rodaja donde se explaya con las versiones. Su incursión en tierras hispanoamericanas es más bien anecdótica, con unas tomas bastante sosas de "Yolanda" y "Te recuerdo Amanda". Su valor puede residir en el hecho de descubrirlas para el público anglosajón, pero para el hispanohablante no dejan de ser paseos turísticos que acaban sobrando. Lo mismo podríamos decir de lo que hace con el "Biko" de Peter Gabriel. Motivos de peso para hartarse del disco.


Motivos que se ven multiplicados por la boutade indefendible que son los casi veinte minutos de música concreta, ruiditos, erupciones y no-música de "The Animal's Film". Desde mi aprecio por todas las formas de arte admito que no entiendo que algo así merezca existir. Por suerte el sabor de boca mejora con el cierre, un último disco que se centra en un puñado de remezclas de su reciente "Shleep" (1997). Curiosamente se agradecen porque aunque se mantienen reconocibles han sufrido un ataque frontal que las ha cambiado por completo a base de electrónica, en algunos casos de la dura.

Colección de 5 eps del de Bristol que como me imaginaba es nutritiva pero también desquiciante. A ratos puede resultar reveladora, pero hay que ir con mucho cuidado para no perder la paciencia

Jamás pensé que una canción de Robert Wyatt pudiera invitar al baile, pero lo más extraño es que eso me guste. Me quedo con eso y con el segundo disco de esta colección. Un recopilatorio tan jugoso como una sandía. Hay que moderlo con ganas y mancharse. Es inevitable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario