sábado, 1 de julio de 2017

momentazo #403: la cara oculta de los planetas




Canciones para una Orquesta Química: Singles y Eps 1993-1999 (Los Planetas, 1999)
POP
ALTERNATIVO - pop galáctico

Resultado de imagen de canciones orquesta quimicaSon pocos pero los hay. Grupos con una capacidad inagotable para escribir temazo tras temazo. Artistas a los que el ritmo de producción normal se les queda corto y tienen que dar salida a su creatividad a través de canciones que se les escapan, se les van de las manos y acaban llenando EPs y singles de antología que complementan y subrayan la grandeza que ya puebla sus álbumes. The Cure fueron unos (menuda colección de caras B juntaron durante los 80). Nosotros tenemos a Los Planetas. Ahora parecerá extraño, pero en sus comienzos la efervescencia en el grupo les hizo fabricar un cancionero B que ha acabado siendo objeto de culto, una auténtica historia paralela imprescindible para comprender y digerir adecuadamente a los granadinos.


Por todo ello este recopilatorio se antojaba más que necesario, esencial. Una obra de justicia que pone en su sitio canciones que circularon a espaldas de la industria. Canciones conocidas para el fan incondicional pero difíciles de encontrar para el que se hubiera enamorado de ellos a partir de "Una semana en el motor de un autobús" (1998). Aquí está el grupo en estado puro, demostrando que no se guardaba nada, que no estaban por la labor de ahorrar. Así nos parece mentira la maravilla pop que se concentra en EPs hoy míticos como "Medusa" (1993) o "¡Dios existe! - el rollo mesiánico de Los Planetas" (1999), así como en esa colección de singles legendarios que fueron extrayendo de "Super 8" (1994), "Pop" (1996) o el mencionado "Una semana...".

Ahora parecerá extraño, pero en sus comienzos la efervescencia en el grupo les hizo fabricar un cancionero B que ha acabado siendo objeto de culto, una auténtica historia paralela imprescindible para comprender y digerir adecuadamente a los granadinos

Esta vez sí, este recopilatorio sí es fundamental. No sólo complementa, sino que se hace un hueco entre los imprescindibles de la orquesta química. No hay nada aquí que invite a ponerle peros. Ni siquiera el hecho de que contenga las caras A, algo innecesario para el iniciado, puede molestar. Todo aparece aquí integrado, coherente y apetitoso. Y si queda envuelto por la gracia sin mácula del gran Javier Aramburu poco hay que añadir. Bendita sea la cara oculta de Los Planetas. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario